martes, 4 de diciembre de 2007

Una concentración acomplejada

Asustados, a toda prisa.


La concentración estaba convocada para las siete. A las siete y cinco minutos ya había acabado. Poca gente. Pero es normal: Madrid, siete de la tarde de un martes. Es un día y una hora destinada al fracaso de cualquier convocatoria.


Tras la lectura del manifiesto, por megafonía se puso una música a un volumen atronador, para acallar los posibles gritos. Eran las voces de los ciudadanos los que tenían que silenciar los rebuznos del odio. Que los hubo.
Si te dedicas tres años a azuzar a los perros, es difícil luego tranquilizarlos. Puedes perder el control, Mariano.




3 comentarios:

Maripuchi dijo...

Me da mucha pena. No lo puedo evitar... aquí es bien distinto, no ladran tanto... y no es, precisamente, por miedo del verdugo...

SPOOK dijo...

Quiero entender que lo de acomplejada se refiere a los organizadores.
A TODOS, no sólo Mariano.

¡¡Y ahora tenemos que sufrir las quejas y sermones de la clase política y sus portavoces¡¡
¡NO¡ que no busquen explicarlo con teorías Lakoff-ianas, tan de moda como panecea para ocultar las carencias propias.

La ciudadanía ha enviado un inequívoco mensaje de rechazo a los políticos que han sido protagonistas de esta aciaga legislatura.
No les concedemos ninguna credibilidad cuando hablan de unión frente al terrorismo.
¿Recuerdan las manifestaciones por los asesinatos de Miguel Anel Blanco, Francisco Tomás y Valiente, Ernest Lluch…o más recientemente el del 11-M ?
¡No¡ No es el ciudadano el responsable del fracaso de ayer.
La ciudadanía española está muy curtida en el asunto del terrorismo y no serán los Lakoff-ianos ni los anti-Lakoff-ianos con sus teorías, y sus prácticas, los que consigan envolvernos en su “mierda”.
TODOS los protagonistas de la actual legislatura son rechazados por los votantes. No les pagamos el sueldo para que se pasen el tiempo echando la culpa al contrario.
Esta legislatura ya está agotada, y estos políticos también.
La democracia española necesita otros políticos.

Freia dijo...

No me apetecía ir sola, así que quedé con una amiga que salía de trabajar; a las 19:10 en el Casón. Fuímos puntuales;cuando pretendimos llegar a Alcalá, la gente se retiraba.
Yo no sé si Gallardón lo hizo con intención buena o mala, pero el caso es que cortó todo el centro de Madrid desde las 17:30 y no había forma de llegar ni de coña. Se montó un follón increíble. De acuerdo en que era mal día, pero la dificultad en llegar y las prisas que se dieron para terminar la concentración acabaron por reventarla en parte. Yo nunca he visto una rapidez semejante... cinco minutos y disuelto. Muy triste.
Estoy convencida de que si hubiesen facilitado las cosas, habría asistido mucha más gente.

Salud Gracchus

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo