viernes, 15 de junio de 2007

El desánimo.

En marzo de 1986, España era el país con mayor actividad del movimiento pacifista. Había muchísimos grupos, todos ellos activos y participativos. Yo también militaba en uno de ellos, tras abandonar Juventudes Socialistas dando un gran portazo (que sólo oí yo).

Tras el referéndum de la OTAN, ese movimiento se desvaneció de la noche a la mañana. Es cierto que de aquel magma, amalgamado por el PCE, surgió Izquierda Unida. Pero toda la energía social de tantos grupos asamblearios, ‘informales’, se perdió en el tiempo como lágrimas en la lluvia.

Tengo la sensación de que en Madrid está pasando algo paralelo. Después de la magnitud de los resultados electorales del PP ¿Qué sentido tiene implicarse en las protestas vecinales, o las ecologístas? ¿Con qué ganas vamos a militar en partidos políticos?

¿Qué respeto tendrá el gobierno de Esperanza Aguirre a cualquier denuncia sindical, social o política?

¿Para qué oponernos a un Plan General, una nueva carretera, un parquímertro o un campo de golf, si los votantes respaldan todo lo dictado por el PP?

Hasta entre los bloggeros de izquierdas me ha parecido notar síntomas.


14 comentarios:

Maripuchi dijo...

Visto desde fuera y conociendo bastante bien lo de dentro, no me extraña que andéis harto desanimados. Yo lo estaría. Y lo estoy por la parte que me toca...

Sin embargo, no creo que se pueda comparar el batacazo del PSOE en Madrid, o de la izquierda madrileña si quieres generalizar, con lo sucedido con el referéndum post OTAN.

Para empezar, creo que el PSOE tiene demasiada entidad como organización para que se desmembre en mil y un cachitos. Sólo hay que encontrar un ilusionador... un aglutinador...

El gobierno de la Ejpe se va a pasar por el forro durante otros cuatro años cualquier denuncia sindical, social o política, porque tiene mayoría suficiente para poder hacerlo y, conociéndola, lo va a hacer ...

Pero también la tenía Ansar .. y míra lo que pasó.

Cuando uno es soberbio y prepotente y pierde los papeles ... si enfrente tiene a alguien capaz, no lo dudes, el de enfrente triunfará.

(Gran peli, gran frase)

Besos

Blanca dijo...

Tu como eres muy jovencito y no viviste en años más duros, en los que no podías ni siquiera hablar, ni leer un periódico como dios manda comprado en el kiosko, ni ver en la tele programas de debate, ni hablar delante de tus hijos por si acaso se iban de la lengua los pobres, sin querer o sin saber...

... no debes desanimarte, porque precisamente en ese momento surgieron la mayoría de las cosas que luego tu y todos los de tu edad vivisteis. Teníamos las mejores revistas de humor (Por Favor), las mejores revistas de actualidad (Triunfo) y los mejores escritores entre líneas que ha dado el país (Haro Tecglen, Vázquez Montalban...) y eso solo se consigue cuando hay que luchar contra algo costoso, agobiante, con visos de imposibilidad.... que era lo que se vivía.

Pues ahora igual. Al mastodonte se le derrota con cultura, con humor, trayendo a la gente a tu terreno de esa manera y no dudo de que hay mucho humor ahora mismo en esa linea... ¿pero desánimo? eso jamás de los jamases...

Y una de las mejores maneras de combatir el desánimo es arroparte con los tuyos y hacerte fuerte de esa manera... así que ven mañana a la reunión, que entre Maripuchi y yo te vamos a dar una buena dosis de optimismiculina..

Raúl dijo...

Suscribo lo dicho por Blanca, lo último es desanimarse, hay que mirar para adelante y pensar como afrontar el aplastante aparato propagandístico de la derecha y por supuesto mejorar el nuestro.
A pesar de la mayoría absoluta de mi ciudad, el triunfo ha sido para mi agridulce, soy carabanchelero y eso no se pierde nunca, el resultado electoral fue para mi tan amargo como para ti, sobre todo sentí decepción por la alta abstención, pero no voy a bajar la cabeza, por eso sigo y seguiré luchando por el Madrid Progresista en el que creo.
Seguro que entre todos encontramos la forma de transmitir el mensage para la próxima, pero abandonar nunca y menos ahora si no queremos ver al bocachocho sentado en la Moncloa.
Abrazos amigo.

P.D.: Siento no poder haberte conocido esta vez, eres un espíritu afín.

Carlos García dijo...

No lo puedo evitar. Me siento un poco intruso en estas conversaciones a modo de "petit comité". Pero aún así, voy a intentar expresarme.

Paso por alto calificativos como "bocachocho", muy comparables a los que hace otro insigne y odiado bloguero hacia líderes políticos de izquierdas.

Noto en vosotros, los que hasta este mi comentario os habeis expresado, un cierto reparo hacia lo que no comulga con vuestros ideales.
Y lo que más me sorprende es que lo haceis desde una perspectiva hiper-mega-demócrata.

No quiero cuestionar vuestra profunda creencia en vuestras ideas, eso os alaba y dignifica, al igual que a quienes no piensen de la misma forma. Pero defender unas ideas a costa de estigmatizar, criminalizar y satanizar las contrarias no creo que sea una buena práctica.

Em Madrid ha ganado el PP, y así lo han decidido la mayoría de madrileños. Y la culpa de vuestro malestar no es ni del PP, ni de los ciudadanos que lo han votado. Es de vosotros mismos por no distinguir entre democrocracia constructiva y ultraidealismo destructivo.

Yo también soy carabanchelero, pero de menor categoría seguramente. Aún así veo Carabanchel igual que hace 20 años. Sigue siendo imposible aparcar.

Aún así. Animo.
A los auténticos demócratas nos encanta la alternancia y la diversidad.
Constructiva y sin odios, claro está.

Salud.

AF dijo...

Don Gracchus, quizás sea mi eterno ego, pero creo adivinar en la viñeta reproducida una alusión a la entrada de mi blog titulada "Más kilómetros de arena". Tomándome la libertad de creer que así es, he de decirle que no debe confundir cabreo ni intento de lucidez (no me atrevo a considerarme definitivamente lúcido) con derrotismo. Las cosas pueden ser o no como yo creo que serán, pero los ejercicios de voluntarismo no serán los que modifiquen el devenir.

Otra cosa es la voluntad, muy distinta del voluntarismo. Esa no me falta, como no me faltó durante los nueve años que duró el movimiento pacifista en España (desde 1981, año de la primera manifestación madrileña contra la OTAN y de la Primera Marcha Torrejón, hasta 1990, año en que, ya muy de capa caída, se realizó la última edición de ésta). Y fíjese que ese lapso de tiempo abarca el antes y el después del Referéndum sobre la entrada en la OTAN. O sea, que está uno acostumbrado a mantenella en medio del desierto, lo cual no quita para que uno constate la cantidad de arena que le rodea.

Y, por cierto, el movimiento pacifista tuvo en este país dos puntos de referencia: uno cronológicamente anterior, nucleado en torno a corrientes diversas pacifistas y ecologistas y a los partidos LCR y MC, y otro, posterior, nucleado en torno al PCE y su aparato "socio-político". El primero de esos dos polos (al que pertenecía la red de organizaciones más conocida, la de las comisiones AntiOTAN) fue, sin duda alguna, el que llevó la voz cantante del movimiento pacifista español, dentro de este país y en todas las múltiples coordinaciones internacionales que en aquella época se dieron entre movimientos pacifistas europeos y de todo el mundo.

El PCE, por lo que yo recuerdo, se sumergió a regañadientes en ese movimiento y nunca se sintió a gusto en él, sobre todo porque por entonces aún tenía muy asimilada esa cultura de control a ultranza de cada paso que un movimiento daba, y en el que nos ocupa en este comentario no le era posible controlar casi nada.

Lo digo sin ánimo de nada en particular, sino simplemente para dejar constancia de las "visiones alternativas" sobre un movimiento que fue, al fin y al cabo, de los más importantes de España tras la Transición.

Un saludo.

AF dijo...

Don Carlos García:

¿Sería tan amable de aportar alguna prueba del carácter constructivo de esta democracia, dejando a un lado el chiste fácil (pero con base, no lo olvidemos) de relacionar lo "constructivo" con el negocio inmobiliario?

Carlos García dijo...

Don AF:

Evidentemente su comentario, y la correspondiente pregunta que me dirige, son eso: un chiste fácil.

No creo que yo tenga que aportar prueba alguna. Ya lo han hecho las urnas.

Saludos.

Blanca dijo...

Señor Carlos, cuando el PP haga política de altura, será respetable... mientras crea que no hablar de ETA es simplemente "absurdo", perdóneme, pero si ellos no se hacen respetar no vamos a ser nosotros quienes lo hagamos... mientras su máximo discurso político sea llamar marimachos a las ministras, "otra" a las vicepresidentas, bambis a los presidentes y hacer anuncios de tíos cagando para demostrar su humor... tener la mentira como hoja de ruta, no tener durante tres años discurso político aparte del terrorismo, tener un expresidente del gobierno que cada vez que abre la boca embarra la institución que una vez presidió... amigo... si vosotros estáis satisfechos con eso, hacéroslo mirar... la gente con dos dedos de frente aspiramos a una mayor altura política de nuestros líderes... no nos conformamos con la politicucha que nos proponen desde la derecha... por mucho que los madrileños hayan votado al PP... Madrid no es el centro del universo... ni siquiera esta votación me dice que la futura vaya a ser igual, así que yo de Vd. me repensaría cambiar a la plana mayor del partido de su preferencia, porque con ellos ni Vds. ni nadie sensato va a ninguna parte y les auguro un buen revolcón en las generales.

Propuestas, propuestas, propuestas...

AF dijo...

Tal y como me temía, don Carlos es una de esas personas amantes de las tautologías, por lo que tienen de cómodas. ¡Qué tendrá que ver que la gente vote con que la democracia sea constructiva...!

Carlos García dijo...

Está claro.
No son ustedes socialistas y ni tan siquiera de izquierda.
Ustedes son "anti-cualquier otro punto de vista".
Y eso no es una ideología, es una actitud.

¿Que les hace pensar que yo intento defender al PP? Es más, ¿Qué les hace pensar que yo soy de derechas?

Se están ustedes equivocando.

Lo que yo intento defender es precisamente poder pensar sin etiquetas ni imposiciones partidistas, y no calificar a los demás por como piensen. Mientras no me califiquen a mi, por supuesto.

Con mi comentario inicial pretendía destacar esa actitud, que no ideología, de cuestionar, calificar e incluso insultar al otro simplemente por pensar diferente.

Y si, eso también lo hacen otras personas desde la derecha, lo sé. Pero lo uno no tiene porqué disculpar lo otro.

¿Tautología?... je, je. Lo de "derecha extrema" ¿Acaso no es tautología también?
Y desde luego, de tanto oirlo, parece que se lo han creido del todo.

Señor AF, no tengo claro cual es su concepto de democracia.
Ilustremé, por favor.

Saludos.

Carlos García dijo...

"(Sí señores Tolls, creo que la actual cúpula del PP es pura caspa. Y no por ello, Don Carlos García, soy poco demócrata.)"

Bien, Sr. Babeuf. Esta es una frase suya en la última entrada del blog de Blanca ("ANIVERSARIO Y COMPARACIONES" del 15/06/07), blog en el que creo no haber participado núnca, no por nada personal, sino porque no me gusta que me moderen. Ya me modero yo solito.

En el mundo deben existir algo así como unos 500 millones de "Carlos García", pero sospecho que su mensaje, a mis espaldas, iba dirigido a mi.
No termino de entender porqué se dirige a mi en un foro en el que no estoy participando ni debatiendo.

Con lo de "Tolls", supongo que habrá querido referirse más bien a "Trolls", expresión muy utilizada en este medio para referirse a blogueros farsantes, intrusos e incómodos.

Si le resulto incómodo e intruso, no tiene más que decirmelo y esta será mi última participación en su blog.
Si además le parezco un farsante, le ruego que me explique porque yo uso mi nombre real y pongo mi foto real (desde un ángulo muy cuestionable, por supuesto), mientras que usted utiliza un seudónimo y una imagen que no creo que corresponda con la suya verdadera.

Su talante democrático se define por si mismo con su forma de actuar.

Saludos.

Gracchus Babeuf dijo...

Don Carlos, sí, me refería a Trolls. Disculpe mi error mecanográfico.

Me dirigí a Usted en la página de Doña Blanca porque sabía que el mensaje llegaría a su destino. Usted mismo me confirma que ha sido así.

Tengo motivos laborales para permanecer en el anonimato. Yo lo lamento más que nadie, especialmente en un día como hoy, sábado 16.

No creo que me merezca un gran reproche por ello, especialmente si proviene de uno de los 500 millones de carlos garcía que hay en el mundo, o desde alguien que se identifica con una foto que a nadie identifica. Igual de anónimos somos los dos. Si lo prefiere, cambiare mi apodo por el de Juan López, y lo ilustraré con una foto de mi nuca, o de otra parte de mi anatomía aún más sugerente.

No entiendo por qué lo anterior cuestiona mi talante democrático. No es Usted nadie para pedirme que opine con el carnet de identidad en la boca. Y especialmente en mi blog, donde hago lo que me apetece, que para eso es mío.

En otro orden de cosas, no me molesta su presencia, aunque no entiendo por qué entra en mi casa a criticarme a mí y a mis amigos, cuando en nada le hemos sido agresivos. Un saludo, y a otra cosa, mariposa.

Carlos García dijo...

Entendido el mensaje, Sr. Babeuf y tiene mucha razón.
Yo no soy nadie para cuestionarle a usted nada. Pero usted tampoco lo es para utilizarme como comentario ni ejemplo despectivo hacia nada en otras conversaciones.

En cuanto a la diferencia entre rebatir, debatir y criticar agresivamente, repase de nuevo las intervenciones de esta entrada suya y quizás llegue a comprenderla.

En fin, todo esto corrobora lo que yo decía en mi primer comentario: no darles la razón significa estar contra ustedes.
No hay ninguna posibilidad de debate.

Gracias por acojerme y espero que se diviertan ustedes mucho dándose la razón.

Adios.

Anónimo dijo...

theirs oxidation iran cholesterol extracting stereo roddham torsional hyperlinks ekeys installed
semelokertes marchimundui

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo