domingo, 24 de junio de 2007

Con un 'pin' en la solapa de la bata.


En los aeropuertos, es común que el personal de información lleve uno o varios pins en la solapa, indicando los idiomas que habla. Es una buena idea. Es simple, y te permite reconocer de un vistazo quién te puede ayudar.

Propongo que esta medida se instaure en la sanidad madrileña, pero no con insignias que identifiquen el idioma, sino las creencias.

Ante un embarazo no deseado, una enfermedad terminal, un problema de selección de embriones, el paciente, de un vistazo, distinguirá al médico católico, que le negará la sedación, del científico ateo que aplicará soluciones médicas a problemas médicos.

5 comentarios:

Maripuchi dijo...

Magnífica idea. Lo malo es que a mí el que haya médicos que no practiquen abortos o no investiguen con células madre, aunque no me da igual, me parece bien con sus ideas ... y sin embargo para ellos, nosotros somos el brazo humano de Belcebú.
Hay que joderse.....

jovialiste dijo...

Muy buena idea.
Pero funcionaría en los países organizados, con una sociedad instruída solamente, porque en los otros no hay disciplina social.
Además,no todos los conocimientos en lenguas son iguales.
Unos han estudiado varios idiomas extranjeros; pero algunos los leen, otros son capaces de entender y de hablar algunas palabras simples, otros los tienen bastante olvidados como me ha pasado con el latín, en fin que hay quien habla, y quien lee muy bien pero no habla pues no hay posibilidad de hablar una lengua en países donde hasta se desconoce que existe tal idioma, o dialecto.
Pero no deja de ser una buena iniciativa.
jovialiste@yahoo.com

Raúl Pleguezuelo dijo...

Algunos ya lo llevan, banderitas en el reloj para declarar que son más "pañoles" que nadie, aguiluchos, insignias de la benemerita sin tener ningún vinculo con ella, otros simplemente lo llevan en la cara.

Andrés Cruz dijo...

Grande el final de la reflexión, hacía tiempo que no me reía tanto.

Una verdad como un templo y muy práctico.

Por una muerte digna y un país sin "gilipollas". Perdón por la expresión. Me uno a la causa.

Sheba dijo...

Excelente idea. Coincido con Raúl Plagazuelo: algunos lo llevan escrito en la cara. Y en cuanto a respetar sus ideas, vale, pero se supone que son centros públicos y España también se supone que es aconfesional y laica. No cuadra. ¿ O sí?

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo