lunes, 29 de enero de 2007

Más sobre bancos privados de cordones umbilicales


LOS BANCOS DE CORDÓN UMBILICAL
Soy donante de sangre y de médula. He decidido, siguiendo la doctrina de la Comunidad de Madrid sobre propiedad privada y libertad individual, cerciorarme cada vez que acuda al hospital a donar de que sangre y médula se guarden hasta que yo lo necesite. Lo más probable es que nunca lo requiera pero me da igual, quiero almacenarlo exclusivamente para mí; aunque tampoco es seguro que me salvaran la vida. Con el tiempo, puede que otras personas lo necesiten y que fallezcan si no lo tienen. Opino que es preferible que haya niños que mueran de
leucemia a que se compruebe si la sangre de alguno de los cordones umbilicales almacenados sine die es compatible. Espero que el Tribunal Constitucional dé la razón a la Comunidad de Madrid para que tengamos bancos privados con células y tejidos humanos, inservibles incluso para sus propietarios. Al fin y al cabo, recoger los cordones umbilicales de todos los hospitales de
la región y crear un gran banco universal que ceda las muestras a quienes verdaderamente lo necesiten, es un derroche de generosidad y altruismo impensable para la Comunidad de Madrid
en este momento.CLARA BAONZA DÍAZ
Carta publicada en ADN el 29 de enero de 2007.
Lo he cogido de aquí.

1 comentario:

babeuf dijo...

He borrado un comentario por deforme e imbécil. Tengo mis derechos, joder, que el blog es mío.

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo