lunes, 28 de enero de 2008

Sedaciones en Leganés: Punto final.

La Audiencia Provincial de Madrid ha ordenado, en un auto conocido hoy, que se suprima del auto dictado en junio toda alusión de mala praxis de los médicos acusados. Esto hace que se archive definitivamente el caso de las supuestas sedaciones letales en el Hospital Severo Ochoa.


A los médicos de urgencias, y al Doctor Montes en primer lugar, se les llegó a acusar de haber provocado 400 muertes por eutanasia activa.


¿Quién reparará la reputación dañada de los médicos, Señor Lamela?

¿Quién devolverá la confianza de los ciudadanos en la medicina pública, Señor Lamela?


¿Cuando va a dimitir para retirarse definitivamente de la política, Señor Lamela?


¿A qué edad perdió Usted la vergüenza, Señor Lamela?

8 comentarios:

Maripuchi dijo...

Nació sin ella, Babeuf.

Pero NADIE vendrá ahora a resarcir al Dr. Montes y a su equipo.

Es hora de unirnos otra vez los compañeros blogueros para que todo el mundo lo sepa.

Blanca dijo...

Este individuo nunca tuvo nada por lo que preguntas, ni decencia, ni vergüenca, ni humanidad, ni cualquier cosa que se le pueda suponer a una persona que se dedica a la res publica.

Llegará el día, más pronto que tarde, que cada uno será colocado en el lugar indigno que se merece y Lamela será uno de los primeros.

RGAlmazán dijo...

El tal Lamela es un tipo despreciable. Cda vez que le veo me tengo que sujetar para no insultarlo, aunque sea una foto.

Como premio a su fidelidad a la Aguirre, no se nos olvide quien es la responsable máxima, y con el follón que montó en Sanidad, nos le colocaron en Transportes y ahí sigue, cada vez que puede, jodiendo al ciudadano.

Salud y República

SPOOK dijo...

¡Qué barbaridad¡ ¡Qué canallada¡ ¡Qué vil infamia¡
No es la natural ambición de poder la causa de este miserable proceder.
Es consecuencia del servilismo rastrero de Lamela y del arrogante desprecio personal al discrepante político de su lenguaraz patrona.
Y ahora, con manifiesta cobardía, eluden la inexcusable reparación pública.

Me gustaría que en un inmediato futuro los madrileños seamos capaces de arrojar fuera de la vida política a tan despreciables elementos.

Freia dijo...

Mi madre sufrió mucho al final de su vida porque una doctorcilla recién licenciada no se atrevía a suministrale el alivio; decía que todavía no había llegado el momento. Nunca se lo perdonaré.
¿Y ahora qué Sr. Lamela? ¡Cómo se va a recuperar el honor personal y profesional de todos aquellos a los que difamó y atacó? Como ya no es el responsable, escurrirá el bulto. Espero que le lluevan tantas querellas que se pase un par de años de tribunal en tribunal dando explicaciones y cuentas... Lo que me duele profundamente es que nunca, lo sé, va a pedir disculpas. Ni Vd. ni su jefa.

J. G Centeno dijo...

¿Alguien se ha percatado de que en la medicina privada no tienen estos problemas?

Los pasos que no doy dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Los pasos que no doy dijo...

Por supuesto, centeno, ellos son nacional católico y liberales, o sea, aquí lo meritorio para alcanzar la salvación es morir sufriendo cuánto más posible, y si no tienes pasta para pagar bulas y anestesias te jodes..., por pobre y ser de clase modeshta, como dice Rajoy.

Son gentuza sin escrúpulos que están usando nuestros impuestos para especular y abusar de nuestros servicios públicos.

Y encima, cobardes. Lamela aún no ha dado la cara. Por lo visto, está de vacaciones...

De vacaciones en Enero¡ Eso es vida, sí señor¡

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo