sábado, 19 de enero de 2008

El sobrino del general en su laberinto.



Luís Armada es un perfecto caballero español. Al poco de ser nombrado, insistió en saludar personalmente a todos los trabajadores de mi oficina. Tiene la palma de las manos muy suaves. Yo no soy un trabajador manual, y mis manos tampoco están duras por el trabajo, pero su piel es de una suavidad diferente: lisas por generaciones sin someterse al trabajo. La impresión es muy extraña, pero no desagradable. Su militancia política no es de ayer. ¿En qué partido podría militar con comodidad el sobrino del golpista general Armada?

En los gobiernos de Esperanza Aguirre, los viceconsejeros no son nombrados por los consejeros, como parece natural. Es la presidenta quien nombra a los viceconsejeros, con lo que tiene una “quinta columna” vigilando cada departamento. Por eso, en Transportes, aunque han pasado Granados, Cospedal, Elvira Rodríguez y ahora Lamela, (más que durante los mandatos de Leguina y Gallardón juntos) el viceconsejero siempre ha sido el mismo.

Aguirre lo adoptó en la Comunidad de Madrid, aunque siempre fue un hombre del ayuntamiento, por una sentencia judicial. Como gerente de urbanismo, fue condenado e inhabilitado por desobedecer a un juzgado, que le obligaba a demoler el exceso de edificabilidad de una iglesia. Nuestra Señora de las Fuentes. El podía desahuciar, expropiar, demoler. ¿Pero derribar un santo templo? ¡Nunca!. Luís Amada es un perfecto caballero español.

Hoy vuelve a los juzgados, por el caso Guateque. Y por el hilo se saca el ovillo. Espero novedades. A alguno se le está atragantando el jamón y la cesta que hubo que enviarle estas Navidades.

5 comentarios:

Antonio Parra dijo...

El sobrino del golpista es el primero, pero me juego un Jamón de Bellota, que no será el último. Los Guateques den para mucho, Gracchus.
Salud

Antonio Parra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maripuchi dijo...

Yo te apuesto una cervecilla a que termina toda la movida y no le pasa absolutamente nada. Seguirá sin despeinarse una cana, el tío ....

Blanca dijo...

Yo me apuesto una ronda de jamón de bellota para todos a que seguirá en su puesto por los siglos de los siglos, amén.

rosamari dijo...

Mas nos vale que nos comamos el jamón entre nosotros sin apostar nada. Es más práctico y nos sabrá mucho mejor.

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo