viernes, 11 de enero de 2008

Proyecto 80%


En la madrugada del 5 de enero, en su blog La Sombra de Aznar, Peperufo nos lanzó un reto. Y apeló al orgullo, ya no de la izquierda, sino al orgullo ciudadano. Al orgullo de demócratas. ¿Qué pasaría si en las elecciones generales del 9 de marzo se alcanzara un 80% de participación?


La izquierda lleva cuatro años aletargada, dejando la iniciativa en manos de una Partido Popular falaz y sin escrúpulos, o de sus ramificaciones, la Conferencia Episcopal o la Asociación de Víctimas de Alcaraz.


Viendo su rentabilidad, jabalíes del estilo de Losantos o de Martínez Pujalte gritan, mienten, insultan, mientras la izquierda callejera calla como encogida. Juegan con el Tribunal Constitucional, humillan a las familias de los muertos del 11-M o del Yak 42. Agreden con sus banderas, con sus dioses


El Proyecto 80% es una llamada de atención a los ciudadanos para que actúen como tales.


Se puede argumentar que la movilización que se propone desde La Sombra de Aznar es partidista. Es cierto que desde esa página siempre se ha defendido la teoría del voto útil, y que el destinatario de ese voto útil debía ser el PSOE. Yo, desde mi voto a Izquierda Unida, creo que buena parte de nuestro electorado pertenece a esa "izquierda volátil", crítica con sus representantes, que se desmotiva y decepciona facilmente, pasando así a la abstención. No somos un ejército descerebrado, que vota a "los suyos" pase lo que pase. Por lo tanto, sumándome al Proyecto 80%, llamo a votar al electorado potencial de Izquierda Unida. Porque un grupo visible de IU en el Congreso, puede obligar al PSOE a desarrollar una política de izquierdas.




2 comentarios:

Maripuchi dijo...

Olé, por una mayoría absoluta entre PSOE e IU!!!!

Selma dijo...

Muy bien Gracchus, ya somos unos cuantos en las barricadas!
Un beso.

PD: En cuanto a la encuesta a la que te has sometido en tu última entrada "Mes sincères félicitations, Si tu es tel quel, un plaisir de te connaître"!

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo