sábado, 14 de abril de 2007

Entro en crisis



Y ahora, ¿Qué hago yo?

Buen fin de semana.

15 comentarios:

Maripuchi dijo...

Aférrate a la Revolución, Babeuf ...

Besos.

Voluntad dijo...

Pues inciar una nueva moda. Y ya que es el día que es ¡Viva la República!

Los pasos que no doy dijo...

Pues claro¡

Renovarse o morir¡

Filo de Espada dijo...

No se deje etiquetar por la uniformidad. Qué sería de la Revolución sin las individualidades.

garib dijo...

Espero que esta crisis de fe no sea culpa mía por lo que he dicho en el post de antes...

JAL dijo...

Pues, ante algo así, quitarse el sombrero.

Naveganterojo dijo...

Haga usted el favor de no quitarse el sombrero,como dice filo de espada no hay revolucion sin individualidades,yo estoy pensando en salir con mi banderita republicana a todos los actos deportivos a los que asista.
Viva la republica,coño.

Paco dijo...

Lo importante es como se lleva el sombrero.

Un saludo. Viva la República

J.E dijo...

Siempre te queda la opción de ponerte una boina, pero que no sea roja.
Son tópicos, nada más.

RGAlmazán dijo...

No se me amedrente Sr. Babeuf. El anuncio ya lo conocía es buenísimo, pero ellos no le conocían a Ud. Si no, hubieran dicho: "Los rojos no usaban sombreros, salvo Babeuf". Porque, que quiere que le diga, Ud. sin sombrero debe perder mucho.

SAlud y República

Anónimo dijo...

No se preocupe usted.
Si se fijala frase esta preterida: “los rojos no usaban sombrero”
Yo creo que se refiere a que ahora ya no hay “rojos”
O bien que aunque pareciera haberlos, ahora da igual que se pongan el sombrero o no.

Un oyente de Fedeguico

Gracchus Babeuf dijo...

Señor Rgalmazan: No le pernito que dude de mi atractivo personal. Faltaría más!.

animalpolítico dijo...

Pero es que hay sombreros y sombreros. El tuyo es un sombrero de revolución democrática. Vamos, pre-rojo. El de anuncio es un sombrero de Al Capone, vamos de carca. De esos, no queremos. El tuyo, sí. Es la alegría de la huerta.

Daniel Isaac dijo...

Hola Babeuf!
Ya he vuelto...

No entiendo las dudas; un gorro como el suyo no entiende de modas; aunque una pluma de faisán le daría un toque salvaje que no veas.

Gracchus Babeuf dijo...

Bienvenido, daniel. Creo que con lo de la pluma se pasa Usted un poco.

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo