sábado, 8 de marzo de 2008

8 de Marzo, día de la Mujer Trabajadora

Cuando los Estados Unidos entraron en la Guerra Mundial, movilizaron a millones de hombres jóvenes para sus fuerzas armadas. Simultaneamente, necesitaron reforzar su producción industrial de guerra. Y para ello, llenaron las fábricas de armamento de mujeres, que se acostumbraron a llevar una vida laboral activa. Y a cobrar su propio sueldo, sin depender de un marido que estaba en Europa, o el Pacífico.


Cuando llegó la paz, y volvieron los soldados a sus puestos en las fábricas, se pretendió que las mujeres trabajadoras volvieran a la cocina.


Y dijeron que no.


Porque quien ha conocido la libertad, no puede ya renunciar a ella.

2 comentarios:

SPOOK dijo...

En mi opinión es asunto es algo más complejo.
No voy a discutir que la circunstancia por usted señalada fue un oportunidad que la mujer supo aprovechar en beneficio de una lucha que llevaba años manteniendo.
En el mundo desarrollado se ha visto acompañada de otros hechos -los adelantos en medicina (anticonceptivos), la tendencia a reducir el número de hijos, la sustitución de la fuerza humana por energía mecánica en el proceso productivo, el aumento de puestos de trabajo que requieren aptitudes sociales- que han facilitado el acceso de la mujer al trabajo fuera del hogar.
Esta masiva entrada de fuerza de trabajo en el proceso productivo ha tenido una consecuencia positiva para la mujer (la independencia del varón), una consecuencia positiva para la economía (aumento del factor trabajo) y una consecuencia MUY positiva para el capital (el coste de reproducción de la fuerza de trabajo se ha reducido a la mitad, con el consiguiente aumento de la plusvalía retributiva del capital).
Ahora sólo falta que la mujer y el hombre luchen juntos para que la productividad añadida no les sea expoliada por el capital.

Puede y debe hacerse como usted dice: sin renunciar a la LIBERTAD.

Naveganterojo dijo...

Felicidades a las mujeres trabajadoras,(que en el fondo,son todas),y no quero entrar en detalles sobre lo que ha significado la independencia economica para millones de ellas.
Un saludo

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo