lunes, 9 de julio de 2007

Muchas gracias, caballero.

Maripuchi, como es mi amiga, me regaló un premio. Pero no le hice caso, porque entre amigos, nos regalamos cosas y quedan en privado.



Pero Raúl me ha pinchado en el corazón.




Me acuerdo de Carmen, de Hugo y del de las moscas: a ellos les premio. (Si es que yo soy alguien para premiar a nadie.)

Actualización: También me premia Don Filo, que no me llama gruñón, como Don Raúl, sino tozudo. ¿De verdad doy esa impresión? Si en mi vida personal soy sonriente, amable y alegre...

5 comentarios:

Filo de Espada dijo...

Pues recibe usted premios a pares.

AF dijo...

Yo creo que es por el sombrero, que le da a usted un aire como muy reflexivo...

Enhorabuena, don Gracchus B.

Maripuchi dijo...

Independientemente de nuestra amistad, el premio es merecido. No se lo doy por amiguismo, éso se llama prevaricación.


;-)

garib dijo...

Algo tendrás con lo que me cansa a mi la política si áun sigo ojeando a ver que hay por aquí. Yo creo también que es el sombrero, pero porque tiene algo hipnótico...

Filo de Espada dijo...

Lo de la tozudez no es un defecto en sí mismo. Se lo digo yo.

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo