lunes, 7 de mayo de 2007

Mathilde

Hace tiempo que no ponía música, y hoy el cuerpo me pide esto.

(No es francés, que es belga, que es una forma boba de ser francés.)

No tiene nada que ver ni con Ségolène, ni con Sarko, ni con nada. Me fascina la interpretación. Me convence y me introduce en la historia que canta-cuenta.



(Lamento los subtítulos absurdos en flamenco, pero Bélgica es así.)

6 comentarios:

Maripuchi dijo...

Gran BREL. Cómo me gusta. Cada día más ... si cabe ...

Anónimo dijo...

“El frances es el idioma perfecto para el amor y la política”

Le frase no es mía pero me gusta.

Un oyente de Fedeguico

Blanca dijo...

La mejor canción de amor de todos los tiempos, à mon avis, es "Ne me quitte pas"... ¿qué podía pasar por el corazón de Brel cuando decía aquello de "... moi, je t'offrirai des perles de pluie venues de pays oú il ne pleut pas..."? Mil veces que se escuche, mil veces se humedecen los ojos al desear que alguien te ame así...

Murciélago dijo...

Blanca, estoy contigo.
Sin lugar a dudas es la mejor canción de amor o desamor...

Tengo entendido que, en realidad, no escribió la canción cuando lo abandonaron, sino que la escribió cuando fue él quien abandonó a alguien... ya ves...

Babeuf... qué GRAN ELECCIÓN...

Salut!

J. G Centeno dijo...

Brel es el belga más francés conocido, se mofaba continuamente de los flammands, amando sin embargo una ciudad como Amsterdam, llena de primos holandeses. Efectivamente Ne me quitte pas es un monumentos de canción y poesía y dice mucho de la personalidad contradictoria de monsieur Brel, escribe una canción pidiendole a una mujer que no le abandone, prometiéndole lo posible y lo imposible, justo en el momento en el que es él, lui-même, el que acaba de abandonar a su pareja dejándola tirada como una colilla. Yo cuando necesito reafirmar mi afrancesamiento me doy una sesión de Brel (ahora mismo me he puesto un disco doble que se llama Infiniment)o Ferré,o Moustaki, o sobre todo mi muy amado Georges Brassens.

Blanca dijo...

Caramba Rasputín, musicalmente eres de los míos... (y no solo musicalmente, pero bueno...)

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo