viernes, 16 de mayo de 2008

Otra mujer me da una lección de dignidad

María Victoria Campos es una mujer joven que acaba de perder a su marido. Pero no perdió a su marido en un accidente de coche, ni como consecuencia de una virulenta enfermedad. Lo asesinaron.

Hoy la he visto hablar en televisión. Y lo más fácil para ella hubiera sido escupir odio. Yo no se lo hubiera reprochado. Apenas enterrados los restos de su compañero, lo normal sería entregarse a un odio manchado de demagogia.

Pero de la boca de María Victoria solo oí palabras de dignidad y dolor. Reconocimiento al pueblo vasco, en cuyo nombre asesinaron a su marido, y un intento de defender el sistema democrático, frente a los asesinos.
Y me ha impresionado.

4 comentarios:

SPOOK dijo...

NO es cierto que tengamos los políticos que nos merecemos.
SI es cierto que no nos merecemos los políticos que tenemos.

Gracias por la lección de dignidad y convivencia democrática

Paco dijo...

Todo lo contrario que otras víctimas, como el señor Alcaraz.

Aprendiz de Mucho dijo...

A ver si aprenden las ratas de alcantarilla, las pseudovictimas, los trepa-esquiladores, los pezones negros y los politicos de carrera.

Christian dijo...

Cierto, una mujer admirable.

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo