jueves, 1 de mayo de 2008

Así nos va

¡VIVA EL PRIMERO DE MAYO!
Y yo de puente...

5 comentarios:

SPOOK dijo...

¡Venga hombre¡ No sea pesimista. Que las lágrimas por haber perdido el sol no le impidan ver las estrellas.
¡Hay más soles¡ y dan luz a los que saben descubrirlos.
La masas de obreros “uncidos” a fordianas cadenas de producción ya no existen en Europa.
Pero la historia no se ha acabado, el capitalismo no ha triunfado. Los problemas siguen sin resolverse

SLAVO ZIZEK hoy en El Pais
(…)Muchos elementos indican que las cosas no son tan sencillas
Es fácil reírse de la idea del fin de la historia de Fukuyama, pero la mayoría, hoy día, es fukuyamaísta: se acepta que el capitalismo liberal-democrático es la fórmula definitiva para la mejor sociedad posible y que lo único que se puede hacer es lograr que sea más justa y tolerante. La única pregunta que cuenta hoy es: ¿respaldamos esta naturalización del capitalismo, o el capitalismo globalizado actual contiene antagonismos lo suficientemente fuertes como para impedir su reproducción indefinida?
Dichos antagonismos son (por lo menos) cuatro: la amenaza inminente de la catástrofe ecológica; lo inadecuado de la propiedad privada para la llamada "propiedad intelectual"; las implicaciones socio-éticas de los nuevos avances tecnocientíficos (sobre todo en biogenética); y las nuevas formas de apartheid, los nuevos muros y guetos. El 11 de septiembre de 2001, cayeron las Torres Gemelas; 12 años antes, el 9 de noviembre de 1989, cayó el Muro de Berlín. El 9 de noviembre anunció los "felices noventa", el sueño del "fin de la historia" de Fukuyama, la convicción de que la democracia liberal había ganado, de que la búsqueda se había terminado, de que la llegada de una comunidad mundial estaba a la vuelta de la esquina, de que los obstáculos a ese final feliz digno de Hollywood eran meramente empíricos y contingentes (bolsas locales de resistencia cuyos líderes no habían comprendido aún que había pasado su hora). Por el contrario, el 11-S es el gran símbolo del fin de los felices noventa de Clinton, el símbolo de la era que se avecina, en la que aparecen nuevos muros en todas partes, entre Israel y Cisjordania, alrededor de la Unión Europea, en la frontera entre Estados Unidos y México
(…)
Así, en contraste con la imagen clásica de los proletarios que no tienen "nada que perder más que sus cadenas", todos corremos el peligro de perderlo todo; la amenaza es que nos veamos reducidos a vacíos sujetos cartesianos abstractos, carentes de todo contenido sustancial, desposeídos de nuestra sustancia simbólica, con nuestra base genética manipulada, seres que vegetan en un entorno inhabitable. Esta triple amenaza a todo nuestro ser nos vuelve a todos, en cierto sentido, proletarios, y la única forma de no convertirse en ello es actuar de antemano para prevenirlo.
Lo que mejor condensa el auténtico legado del 68 es la fórmula Soyons realistes, demandons l'impossible! ("Seamos realistas, pidamos lo imposible"). La verdadera utopía es la creencia de que el sistema mundial actual puede reproducirse de forma indefinida; la única forma de ser verdaderamente realistas es prever lo que, en las coordenadas de este sistema, no tiene más remedio que parecer imposible.

Antonio Rodriguez dijo...

No desesperes el 1º de mayo es hoy más un dia de celebración y reivindación que de lucha.
Mañana continuarán los problemas en las empresas y en la sociedad y entonces será el momento de la lucha.
Hay que saber combinar la lucha con el ocio. Yo estuve hoy en la mani de Madrid, más por ver a esos amigos que solo ven en estas manifestaciones que por otra cosa, pero soy consciente que cuando acabe este dia habrá que seguir en la lucha, porque los problemas continuan.
Salud, República y Socialismo

kanif dijo...

Y además has ganado mi concursillo, así que no te quejes.

Adanero dijo...

Además lo importante es que mañana no falte nadie en el trabajo. ¡Ah no! ¡Que es puente!
En este pueblo, 7.000 en la manifestación. No está mal hombre. La gente sigue teniendo ganas de reivindicar y protestar. Y que nos dure.

Un saludo.

fritus dijo...

¿Había más gente en las celebraciones de la victoria liguera del real Madrid que en la mani del 1 de mayo? ...creo que podría apostar un testículo sin miedo a perderlo. ( no es una rabieta de culé que servidor es uno de los veinte mil catalanes del RCD Espanyol).

Así nos va cuando nos movilizan más unos millonarios que corren en calzonzillos, que las reivindicaciones justas ante la ola de neoliberalismo que nos invade.

Un abrazo

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo