lunes, 19 de mayo de 2008

Frito frito

Hace tiempo que no recomiendo a nadie, sobre todo porque no tengo tiempo para visitar a todos los que merecen ser leídos. Pero este es distinto:


Porque vive en Ibiza. Lamentablemente, vive en San José, aunque a mí me gusta más Santa Eulalia, o San Carlos.


Porque le gustan los niños.


Porque sabe de integración, y de solidaridad.


Porque le importa la educación. Y la literatura. La buena.


(Ah, ¿que ya lo conocíais todos?, bueno, vale.).

5 comentarios:

Adanero dijo...

Ahora que no nos lee hablaré bien de él. Todo eso que dices del gran Fritus Magnificus hay que resumirlo en una cosa, es un buen tipo. Muy recomendable leer sus endiabladas entradas. Se me coló un día en mi "casa" sin saber de donde venía y a las primeras de cambio ya me puso los pies sobre la mesa. ¡Y aún los tiene allí! Se le puede permitir eso y más. Eso si, el día que se me acerque a la nevera a gorronearme las cervezas, habrá más que palabras.
Pues nada amigo vacceo-layetano, que ya estás saboreando las mieles del triunfo.

Un saludo.

RGAlmazán dijo...

Sí, es un buen tipo. Incluso cuando está Crudus.

Salud y República

fritus dijo...

Hombre...que se está yendo a tomar por saco la operación bikini..estoy engordando por momentos, no quepo en mí de gozo.

Don Gracchus, esta mención que me haces me emociona por varias cosas:
1.-Por venir de quien viene.
2.- Por que sin ir más lejos, hace unos posts, fui corresponsable de iniciar una tangana en tu casa de usted y eso está muy feo, pero es que el neocarlista oscurantista de zalaKain me puso su boina roja y yo entré al trapo.
3. Porque (ojo que lo estuve dudando...lo prometo) no te incluí en los premios weblog brillante..y Ud. como contrapartida vas y me mencionas. (Aunque bien mirado, de buena te libraste.)

Un abrazo Don Gracchus.

Selma dijo...

Me sumo al coro de admiradores de Daniel alias" Fritus", realmente sí, es entrañable, y con él compartimos gustos y amigos en común, muchos...

Un abrazo Monsieur Gracchus.

Euphorbia dijo...

Merecida mención, sí señor.

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo