domingo, 18 de mayo de 2008

Como si me fuera a morir

Ayer hubo cumple con los chavales de clase de mi hijo mayor. En vez de ir a una piscina de bolas, que ya no tienen edad, o a un burger o una bolera, lo organizaron en el parque. Sobre la mesa de ping pong, emparedados y refrescos, y luego una tarta. Estaba mi amigo, llamémosle Alfredo. Cuarenta y tantos años, casi dos metros y un aspecto de aspirar a vivir cien años. Es el padre de la compañera de pupitre de mi hijo. Y comparto con él asuntos de trabajo. Y otras complicidades.

Hoy sonó el teléfono para avisarme de que había muerto, fulminado por un infarto.

Esta noche, mi compañera y yo hemos hecho el amor, no con pasión, con furia. Como si nos fuéramos a morir.

11 comentarios:

Maripuchi dijo...

No se muera usted don Gracchus.

Siento lo de su amigo. Beso grande.

Raúl Pleguezuelo dijo...

Siento la perdida querido amigo. No te comas el coco, la edad no tiene nada que ver, la muerte se presenta sin avisar a cualquier edad, lo vemos a diario.
Un abrazo.

RGAlmazán dijo...

¡Joder! La vida está llena de contrast. De momentos felices y de sinsabores. De vida y de muerte.

Lo siento.

Salud y República

Freia dijo...

Pues yo no tengo ninguna intención de dejarle a Vd. que se vaya de ninguna de las maneras. A ver qué ibamos a hacer sin la ducha y sin su especialísimo y querido espoleador de conciencias. ¡Faltaría más!
PD. Siento mucho el mazazo, de veras.

Antonio Rodriguez dijo...

Los mejores siempre se van en el momento más inoportuno, pero eso no nos debe impedir desear la vida intensamente.
Siento lo falta de tu amigo.
Salud, República y Socialismo

Filo de Espada dijo...

Siga usted haciendo el amor, Don Grachus, lo otro puede esperar.

M.Angel dijo...

No tengas tanta prisa y sigue haciendo el amor.

Un abrazo.

Aprendiz de Mucho dijo...

Es curioso, por muy sabido y esperado que sea. siempre es inesperado. Adelante, que aun quedan muchas cosas por hacer.

Blanca dijo...

Lamento el tránsito de tu amigo... el amor seguro que lo palía...

fritus dijo...

Primero, siento mucho lo de su amigo..en estos tiempos de hipotecas y modelos de coche que cambian cada año...la vida sigue siendo lo único que realmente tenemos.

un abrazo

Paco dijo...

Se me han puesto los pelos de punta, amigo.

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo