miércoles, 7 de mayo de 2008

Niños, Estados, patrias, huelgas...

Según la ONG Save The Children, España es uno de los mejores países para ser madre. Lo es porque las necesidades más básicas -la atención médica del parto y del bebé- están cubiertas y porque el fallecimiento de niños menores de cinco años se ha reducido de forma espectacular en las últimas tres décadas, hasta situarse en 4 muertes por cada mil nacimientos.

Y, pensando en esto, me meo en los quinientos años de hispanidad, en los doscientos años desde el 2 de mayo y en los veinticinco años de paz.

Porque lo que hace grande a un país, lo único que justifica la aberrante existencia de los estados, es la atención a las necesidades reales de la población.

No me mato por una bandera (ni aunque sea tricolor), al igual que no lo haría por un trapo de cocina.

Si una patria es algo, es una organización social que pone sus esfuerzos al servicio de las necesidades sanitarias, educativas, alimentarias, asistenciales…reales, del ser humano.

¿Qué sentido tiene un estado, poderosísimo, como los Estados Unidos, en el que sus ciudadanos mueren de enfermedades evitables por falta de dinero?

Y si vendes las estructuras educativas o sanitarias a empresas privadas, y conviertes servicios en negocios, me cago en tu puta patria.

No me vale para nada.

Hoy, la enseñanza pública en Madrid está en huelga.

7 comentarios:

Maripuchi dijo...

Y yo, contigo. Faltaría más.

Los pasos que no doy dijo...

Sí, señor¡

Blanca dijo...

Cuando nos queramos dar cuenta, estaremos como los ingleses o americanos, con una sanidad espantosa, unos transportes decimonónicos y una enseñanza inexistente.

Yo también uno mis blasfemias en apoyo de las huelgas de médicos y profesores en favor de la calidad (en realidad supervivencia) de los servicios públicos

Aprendiz de Mucho dijo...

Y en Madrid siguen votando PP.
Y en Valencia siguen votando PP.
Y en Murcia siguen votando PP.
simplemente acojonante

ELOHIM dijo...

Me permite una optimista llamada a la solidaridad global ¿?
su comentario me ha evocado un libro de Francisco J. Laporta, El Imperio de la Ley. Le copio un parrafito (pág 15, edición Trotta 2007)
“ Apliquémoslo a los estudios de la teoría del derecho, y aunque el nacionalismo, el racismo y la xenofobia de la posguerra europea no sean los mismos que los de hoy, no por ello debemos dejar a los jóvenes que sufren una propaganda de mayor o menor intensidad, que por confortable y familiar que sea su hogar patrio, millones y millones de seres humanos se esfuerzan todos los días en averiguar la verdad en la ciencia y en el derecho, y tienen por tanto el deber de ponerse al lado de ellos es esa búsqueda en vez de refugiarse en el calor estéril y autocomplaciente de la patria.

fritus dijo...

Cuanta razón tienes,amigo Graco...el verdadero patriotismo no es ni más ni menos que el acendrado sentido de lo público.

Durante un tiempo trabajé para un jefe( militar retirado y ex-concejal del PP en el Ayuntamiento de Ibiza, ...pero se ha de papear, oye)que se pasaba todo el día buscando la discusión sobre política. Y meténdose con los catalanes (yo) porque él se sentía "muy español". El muy "patriota", cuando llegó el mes de junio y hubo que presentar la declaración del IRPF, (yo colaboraba en llevar las cuantas de su empresa y lo viví de primera mano) también se jactaba de lo mucho (pero mucho mucho black money inmobiliario) que ocultaba a hacienda...( y eso que entonces mandaban los suyos). Este país tenemos....
Afortunadamente hace ya más de dos años que le perdí de vista.
Disculpa el rollazo pero me ha venido al pelo. Verídico.

Un saludo

Gracchus Babeuf dijo...

¿Que Fritus trabajó para uno del PP, y se siente en la obligación de explicarse?

Amigo Fritus, si te digo para quién trabajo yo, se te caen las bragas. Y a ella.

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo