martes, 6 de febrero de 2007

Averías en el Metro de Madrid

¿Por qué, en las últimas semanas, son noticia de primera página las contínuas averías en la Línea 6 del Metro de Madrid?
Entre Manuel Becerra y Conde de Casal, la pendiente punta es del 5,5% (3,5% es el tope en vía ancha. En vía estrecha se llega a 6,5 % ¡en el puerto de Guadarrama!). Es una línea muy difícil, que exige mucho a los trenes.

El material móvil tiene efectivamente treinta años.

Han influido también en las actuales averías los cambios de Consejero en Transportes de la Comunidad de Madrid. Con Cospedal como consejera, ya se plantearon la necesidad del cambio de trenes, para quedar dichos planes en el olvido con Elvira Rodríguez. La compra de trenes no se inaugura, no tiene réditos electorales, y eso es lo único que interesa al gobierno regional.

Manuel Melis e Ildefonso de Matías (Presidente y Gerente de Metro) optaron por invertir en la prolongación de andenes de la Línea 3 (obra imprescindible, pero que debía haber sido financiada con cargo a la deuda de MINTRA), en detrimento de la inversión en material móvil. Manuel Melis prefiere dirigir obras difíciles, antes que gestionar la compra de trenes.

Otra causa de los parones prolongados de los trenes es la falta de tracción, porque aunque tras las ampliaciones se ha incrementado la capacidad de las subestaciones eléctricas de Metro, actualmente es suficiente, pero sólo suficiente. El menor incidente provoca una caída de tensión. Los trabajos de mantenimiento y mejora no se inauguran, no rinden réditos electorales.
Si ahora se toman la decisión de renovar los trenes de la Línea 6, el proceso de licitación, contratación, fabricación, transporte, homologación y puesta en servicio se demoraría no menos de 30 meses. Siendo optimista.

Por lo tanto auguro que la situación de la Línea 6 del Metro de Madrid irá a peor progresivamente durante dos años y medio más.

He dicho.

1 comentario:

Rue MADELEINE dijo...

Son el resultado de no haber invertido en servicios públicos en años y años de un gobierno de derechas.¿Lo bueno? está movilizando a los ciudadanos, hartos como estamos de no saber qué nos espera por las mañanas (cómo no sabemos colocarnos¡), ¿malo? que un día va a ocurrir algo grave de verdad: demasiada gente en los andenes, que llega tarde a trabajar, con los vagones a reventar y parados en mitad de un tunel y sin abrir las puertas...

En fin...

(Yo también mantengo el logo, jeje)

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo