lunes, 11 de mayo de 2009

¿Peligro de extinción?

Se dice que los asnos están en peligro de extinción. Yo no lo creo. Es cierto que la mecanización del trabajo del campo, o del transporte, ha hecho que no sean imprescindibles en nuestra vida diaria. Pero, aunque no nos sean tan necesarios, nunca los echaremos en falta. Nos acompañarán en nuestra historia hasta el final de los tiempos. El último rayo de un sol agonizante, iluminará a un burro.
Un burro que rechace el condón como método de prevención de enfermedades o de embarazos a destiempo. Un burro, como Benigno Blanco, que cree que dos células tienen alma, y que si la píldora del día después impide la implantación de un cigoto, esa medicación está asesinando a un ser humano.
Para reír y pensar, "implanto" un vídeo de un burro obsesionado con los zurdos y con su mano izquierda. ¿Con qué mano se hace las pajas este imbécil?




7 comentarios:

AF dijo...

Verdaderamente, debe ser impagable la secuencia en que Satán le incita reiterada e insistentemente a comer con la mano izquierda, mientras él se niega, todo ufano, y le restriega al Maligno el santo uso de la derecha que este buen señor hace.

Es verdad, los asnos no desaparecerán nunca.

Un saludo.

Paco dijo...

Yo no tengo mano izquierda, así que desde hoy estoy mucho más tranquilo. Jajaja. Hay que ver lo que hay que oír.

Un saludo

Adanero dijo...

Este tipo fundamentalmente es tonto.
¡Y vaya usted a saber que hace con la mano izquierda bajo la mesa mientras come!

Un saludo.

Aprendiz de Mucho dijo...

Con razón mi casa es un infierno, ¡tengo dos hijos zurdos!.

Naveganterojo dijo...

Estooooo, y si por casualidad nos quedamos sin mano derecha?????, nos hemos de morir de hambre???.
Solicitare a la CEE que quite las subvenciones a los que tengan un burro, pues esta comprobado que por desgracia ciertos burros no desapareceran jamas.
Un abrazo

esmola dijo...

Lo de la mano izquierda es muy anterior a la diferenciación entre cristianismo e islam.

Es curioso como supersticiones tan antiguas como "el lado bueno" se han ido perpetuando a través de los siglos, con las costumbres, las religiones, hasta nuestros días.

"No haces nada a derechas, hijo."
Porque una persona que sabe su oficio es "diestro".

Cristo se sienta a la derecha de Dios Padre. En el parlamento alemán, el sentarse a la zurda (el lado antinatural, el lado torcido, el lado errado) era peyorativo.

En los colegios, las monjitas se empeñaban en que el niño escribiese con la derecha. La izquierda era, como dice este asno, de Satanás. De la izquierda sólo puede venir el mal (por eso nos saludamos con la diestra).

Querer extraer cualquier conclusión de la lateralidad del cerebro que nos hace ser diestros o zurdos es de solípedos.

Un saludo!

Anónimo dijo...

Parece que para ser docto, inteligente y distinguido hay que pensar y ser como los demás y actuar como los demás, dejando que el "libre" albedrío, realmente manipulado por la propaganda y la publicidad subliminal de partidos políticos y empresas, se apodere de cada uno de nuestros actos. Quién no quiera ser musulmán que no lo sea, pero que no trate de cambiarnos. Por cierto, date un paseo por la historia y mira que pasó con Napoleón en Egipto (ahí fué su primera derrota......a manos de los que tu llamas burros sin sonrojarte ni avergonzarte de tu falta de educación). Y aunque lo borres, me he despachado a gusto.

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo