sábado, 19 de abril de 2008

La caverna de los machitos.

Cuando Zapatero nombró a su nuevo gobierno, la derecha más rancia, acuartelada en sus radios y columnas de prensa, ladró dolorida. Especialmente ofensivo les pareció que el ministerio de Defensa lo ocupara una mujer, agóstica, catalana, de izquierdas y embarazada. Sólo le faltaba ser negra.


Llegaron a decir que su embarazo impediría viajar a zonas peligrosas, como obliga el cargo.


Tengo mi propia opinión sobre lo que hace la OTAN en Afganistán, pero hoy no escribo de eso.


Hoy escribo que la caverna de machitos, no será capaz de rectificar, o de pedir perdón por una sola vez. Que quienes llamaron a Chacón "animal de compañía", o a todas las ministras "modistillas", no reconocerán humildemente sus errores, ni mucho menos sus canalladas.

Porque tienen a gala el "sostenella y no enmendarla". Como hace un hombre, dicen. Como mucho, enmudecerán, o desviarán la cuestión sobre que la ministra viajó acompañada de un equipo médico. No va a ir acompañada de una cuadrilla de banderilleros.


Pues que sepan que ese machismo ofendido es la mejor prueba de que es una mentalidad herida de muerte. Como bestia herida, todavía se revuelve, y generará mucho dolor. Pero la batalla se va a ganar. A mis hijos ya nunca les parecerá extraño que una mujer sea ministra. Ese mundo triste y violento se tiene que acabar.

9 comentarios:

Maripuchi dijo...

Me quedo con la última frase: "a mis hijos ya nunca les parecerá extraño que una mujer sea ministra".

Ni que dos hombres que se quieren se puedan casar...

Queda mucho, pero quedaba más hace diez años...

Euphorbia dijo...

La normalidad real llegará cuando al nombrar una mayoría de ministras y una sea de defensa, nadie haga ningún comentario ni en un sentido ni en el otro.

Y sobre estos individuos... mejor no perder el tiempo hablando de ellos.

zalakain dijo...

Pues sí, es cruelmente cierto. Resulta doloroso tener algo en común con esa gente. Lo de la OTAN en Afganistán me ha dejado intrigado :-)

SPOOK dijo...

Con el título que coloca usted no puedo evitar hacer un comentario homófobo.
Y es que en el ramillete de retratos que nos ofrece apenas reconozco a uno (1) al que se pueda calificar de machito (macho diminuto). Todos los demás cuando hablan de “macho” es de oidas, excepto el enano, que diariamente demuestra su bravura embistiendo en defensa de su dama en la que tiene puesta todas sus “esperanzas”

SPOOK dijo...

Muy bien está que haya mayoría de mujeres en el gobierno.
Pero en mi opinión aún es mayor muestra de igualdad que las ministras no hayan tenido que demostrar ser mejores que los ministros. Ya se les permite cometer errores.
Esta es la prueba del algodón de la igualdad en las organizaciones: las mediocres tienen tanta oportunidad como los mediocres para ocupar puestos de responsabilidad.

brujaroja dijo...

Te falta uno (por lo menos) pero comprendo que dada su voluminosa envergadura lo hayas omitido, que ocupaba toda la pantalla (el inefable César Vidal, of course). Menuda panda.

Raúl Pleguezuelo dijo...

La caverna se ha retratado mejor que nunca, en estos días a parte de insultar a las ministras del gobierno de España, están muy ocupados en dar un golpe de timón en el partido que se supone iba a salvar España.je,je.
Menuda tropa.

Antonio Rodriguez dijo...

Estos cavernicolas no son capaces de asimilar que la inmensa mayoría del pais rechaza sus repugnantes ideas, por lo que cualquier cosa les puede servir de argumento para atacar la victoria electoral del PSOE.
Lo importante es si se hace buena gestión de la cosa pública y no el sexo de quien lo hace.
Salud, República y Socialismo

Aprendiz de Mucho dijo...

Lo que pienso frecuentemente es que estas bestias, deben ser fruto de la generacion espontanea, no son hijos de madres, no tienen hermanas o abuelas, son unos misoginos creados en probeta de plexiglas, porque de otro modo no se entiende su odio a todo lo que es diferente, a todo lo que es femenino.

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo