lunes, 21 de abril de 2008

Esperanza Aguirre no es liberal.

Un liberal debería permitir que el mercado decida la composición del accionariado de las empresas. Su posición cuando la OPA a Endesa, demuestra que es intervencionista.

La gestión informativa en TeleMadrid es autoritarismo y sectarismo.


Su gestión con los médicos del Severo Ochoa y los ataques a las clínicas abortistas es tradicionalismo. Reacción ultra católica.

Apelaciones al España se rompe, y al orgullo de ser español. Llegó a decir que lo mejor que tiene su marido es que es un patriota. (¿Y lo peor?) Eso es ideología nacionalista. Nacionalismo español.

La forma de incumplir las leyes, como la de educación o la del tabaco, demuestra que no es liberal, pues el liberalismo se basa en el respeto al sistema legal. Lo que hace Aguirre, al margen de las leyes, es una arbitrariedad.

Sus alegaciones en defensa de la familia, demuestra que cree en una familia "iusnaturalista", inmutable, y sobre todo, únicamente tradicional.

Hay mucho que decir sobre la concesión de pisos del IVIMA. Ya lo diré algún día, que para eso llevo sombrero. Y la forma de contratar personal en la administración, no tiene otro nombre que enchufismo. Si son tan liberales, ¿por qué no enchufan a sus amigos en una empresa privada? Eso es estatismo. Se llama nepotismo.

Ahora recuerdo que consiguió desviar el AVE para que parara en su finca de Guadalajara, en Yebes, que era un secarral que no valía una mierda. Amiguismo.

¿Y en lo económico? Asegurar la libre competencia es el credo principal del liberalismo económico. Pero liberalizar absolutamente los horarios comerciales, permitiendo o bien la ruina o bien la esclavitud del pequeño tendero, viola ese principio. Es ser partidario de los monopolios.

No es liberal, es intervencionista, autoritaria, sectaria, reaccionaria, ultra católica, nacionalista, arbitraria, tradicionalista, estatista, nepotista, amiguista, monopolista… La suma de este cóctel define bastante bien a un fascista.

Es Ella.

16 comentarios:

Blanca dijo...

Lo has dicho tan claro, que no me queda nada por añadir.

Si acaso, que tampoco cumple la Ley de Dependencia, que está desmantelando la Sanidad y la Educación públicas en la Comunidad de Madrid, que desprecia a sus votantes, a los que sólo apeló a la hora del voto y le importan muy poco, porque la Presidencia de Madrid le parece un peldaño en su "intento de escalada" a las más altas cumbres conservadoras, filas a las que no demuestra tampoco la más mínima lealtad y que por su ambición de poder desmesurada está en un tris de desmantelar.

A mi como si desaparecen del mapa, pero esos votantes merecerían algo mejor... o no... o qué se yo...

J. G Centeno dijo...

La izquierda real, sin querer insultar a nadie, está, estamos, empeñados en aclararnos en lo que debe ser el socialismo del siglo XXI. Sin embargo nadie nos aclara que puede significar el término liberal en el siglo XXI. Si sensu strictu nos vamos a los orígenes, a Adam Smith que confiaba ciegamente en las leyes del mercado, el liberalismo del XVIII y el XIX desemboca sin solución de continuidad en el capitalismo salvaje, del que son firmes partidarios tanto Esperanza Aguirre como, en general el entramado de economistas que se mueve en el think thank de FAES, son ortodoxamente liberales, y sólo necesitan el estado para que apuntale sus intereses económicos, y ahí cabe el desvío del AVE para recalificar tierras baldías, o el uso de la policía para apalear manifestaciones de obreros. Sin embargo, coco con codo con este liberalismo económico nace impulsado por la burguesía ilustrada, un liberalismo político, que enseguida entra en colisión con el conservadurismo reaccionario de la Iglesia Católica. Para este liberalismo político, cuestiones como el divorcio, el aborto o la investigación con células madre están fuera de discusión. De este liberalismo ha bebido en muchísimas ocasiones la izquierda, e incluso algún dirigente socialista español, creo que fue Indalecio Prieto, llegó a afirmar que el :"había llegado a socialista a fuer de liberal". En ese sentido de ideología de progreso, nuestra ínclita, proba y nunca bien ponderada presidenta, ni ha sido, ni es , y dudo mucho que llegue a serlo, liberal.

Aprendiz de Mucho dijo...

Es que ella es liberal en el sentido mas estricto de la palabra, esto es: Hago todo lo que me rote de los santos cojones con total libertad.
salut i força

Maripuchi dijo...

Es más, creo que te enlazo inmediatamente.

Diego Fernández Magdaleno dijo...

Todo eso del "debate ideológico" (Aguirre dixit) es una broma de mal gusto. La realidad es bien distinta: más dura y, muchas veces, siniestra.
Abrazos,
Diego

fritus dijo...

A que grado de perversión en el lenguaje hemos llegado cuando en vez de “liberal” se ha de leer ultraderechista y en vez de “socialdemócrata” se ha de leer, persona de derechas con la que es posible tener una conversación. Si Espe es liberal, Voltaire era anarquista. Lo que es es una jeta de tomo y lomo para la que se confunden interés público y privado (el suyo). Persona peligrosísima …oiga.

Un abrazo

Pertu dijo...

Comparto contigo el fondo y la forma compañero, lo bueno de esto es que no estás solo, somos muchos, somos más, le pese a Rajoy, a Federico o a Espe.
Lo que hace nuestra pecidenta es DESOBEDIENCIA CIVIL desde las instituciones, una verguenza.

Euphorbia dijo...

Es que ella es liberal porque va a lo suyo cueste lo que cueste.

¿cómo no le va a parecer bien el nombramiento de las ministras si ella quiere llegar a presidenta?

Rue Madeleine dijo...

Genial¡ Niño, has estado sembrado¡

Liberal y de las JONS, eso son estos.

M.Angel dijo...

Ole y ole, lo has dejado claro.

SPOOK dijo...

Esperanza es mucho más que liberal, es el paradigma de_liberante.

Ahí la tenemos deliberando y deliberando sobre su candidatura. De momento lo único que ha decidido es tomar el relevo a Zaplana: “alomojó”.

hugo dijo...

¿Eres consciente de que Javier Ortiz te ha plagiado hoy?

Raúl Pleguezuelo dijo...

Se nota que la aprecias tanto como yo o más, je,je. En resumidas cuentas es una trepa fascista instalada en las más altas capas del poder autonómico. Y es para el poder económico para quien trabaja.
Pero algo tiene que engatusa al madrileño de a pie, y es algo que tenemos que solucionar de una vez por todas la izquierda. Todos juntos, hemos de poner un proyecto claro y convincente sobre la mesa y difundirlo por todos los medios.

Gracchus Babeuf dijo...

Hugo, creo que Javier Ortiz ha bebido de mis fuentes.

Javier y yo remamos en la misma dirección, aunque él tiene el remo más grande. Me parece bien que se apoye en mi impulso.

Gracchus Babeuf dijo...

¡Que no soy tan cursi! Que lo de las fuentes y el tamaño del remo va con coña.

Aprendiz de Mucho dijo...

Pues no estan las cosas del agua como para hacer coñas con las "fuentes".
salut i força

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo