viernes, 8 de febrero de 2008

Costumbres e idiomas.


Mariano Rajoy ha propuesto obligar a los inmigrantes a firmar un contrato “con valor jurídico”, en el que se comprometan a asumir las costumbres españolas y aprender nuestra lengua.

Frente a tal genialidad, se me ocurren muchas cosas y, una vez repuesto del ataque de alergia antifascista, no sé por dónde empezar.

Lo menor es lo del contrato con valor jurídico. Me gustaría que el gran jurista me explicara qué es un contrato sin valor jurídico. Probablemente debe ser una declaración de intenciones, o una oda a la primavera, pero no un contrato.

Lo de obligarles a aprender “nuestra lengua”, no sé muy bien qué significa. ¿Vamos a pagar a los inmigrantes cursos de español para extranjeros? Me parecería una medida de extraordinaria sensibilidad social. Los inmigrantes estarían encantados, y su vida en España sería más cómoda, al hacerse antes con el idioma.

Me preocupa más, esa obligación, por una señora muy mayor, que conocí en una aldea de Galicia. Sólo se expresaba en un gallego muy cerrado. Me manifiesto totalmente en contra de que esa pobre mujer que no habla castellano sea expulsada de nuestro país. ¿Y qué haremos con los que no sepan pronunciar correctamente la erre? Pobre Fedegüico.

Es más significativa la expresión “nuestro idioma”. Demuestra que el Partido Popular es el Partido Nacionalista Español, pero ellos no lo saben. O puede ser que no hayan olvidado que en España hay varias lenguas oficiales, sino que pretenden, según bajen los inmigrantes de la patera, obligarles a examinarse de todas las lenguas oficiales.

Lo de asumir las costumbres es más chistoso, pues se presta a lanzar un meme, enumerando dichas costumbres. ¿Tendrán que acostumbrarse a la siesta, a las corridas de toros, a tirar cabras por un campanario, a tocar el culo a las mujeres en el Metro, a escupir por el colmillo…? ¿Cuántas costumbres hay que incumplir para que te expulsen? A mí me gusta la tortilla de patata, pero no los callos. ¿Puedo quedarme?

Por otra parte, entre muchas críticas que he leído de esta iniciativa, me sorprende que nadie haya apuntado a su parte más despreciable: ¿Qué clase de tiranía se inmiscuye en las costumbres de los ciudadanos? ¿Por qué un gobierno debe entrar en mis costumbres, si no están contempladas en el Código Penal? Estos son los liberales.

Y otra duda, ¿pongo una foto de un fascista, o de un idiota?



16 comentarios:

Maripuchi dijo...

Si no fuera porque lo dicen en serio, daría la risa.
Como lo de plantar 14500 árboles por minuto.. a ver cómo se apañan.

Me has dado una idea, plantearé un meme (por cierto, te acabo de pasar uno, ya sabes) con las costumbres hispanas.

Con el número de perlas que lanzó ayer en la entrevista de Gabilondo, se podría escribir un manual del facha, hispano, éso sí.

Remuá

Blanca dijo...

Pues está claro que has puesto la foto de un fascista imbécil.

Bernardo Muñoz dijo...

Lo que me preocupa más es que estas "paridas" no son sólo las salidas de tono de un iluso, lo cual sería hasta cierto punto perdonable (si no da para más...)

Se supone que detrás de Rajoy hay todo un equipo preparando el programa electoral y que estas propuestas llegan después de concienzudos estudios.

Y si este es el resultado...

Milana mia dijo...

Es que usted no se informa. Ayer lo aclaró el montaraz Cañete.
Se trata de que los “señoritos” vuelvan a la costumbre del café, y los “no señoritos” a la costumbre de servirles.
Desterrar los ineficaces camareros sudacas.
Nada de educación para la ciudadanía. La enseñanza pública que forme camareros para servir “comme il faut” el café a los señoritos educados por obispos nacional-católicos en colegios de pago.
Y entérese. Esto viene avalado por la autoridad de todo un exministro del área económica y actual (en la última legislatura) portavoz de economía y empleo del PP. Esta es la receta que desde Génova proponen para mejorar la productividad y acabar con el desempleo.
Tengo algunas dudas en cuanto a su eficacia, pero le aseguro que si vuelven a gabernar nos convierten a todos en “santos inocentes”

RGAlmazán dijo...

Y qué hacemos con Rajoy que habla mal castellano y no pronuncia bien la ese y la silba. Nada, nada hay que expatriar a Rajoy y a Fedeguico.

Salud y República

Freia dijo...

Señor Rajoy:
¿Y qué hacemos con todos los jugadores de fútbol o baloncesto que no hablan o hablan "soberanamente" mal "nuestro idioma"? ¿A ellos no les afecta el contrato "con valor jurídico"?... Mire que algunos son negros o sudamericanos o ...

Antonio Parra dijo...

Por DIOS, no seais carastrofistas.
Sólo se trata de que los marroquies y los rumanos vayan a ver las corridas de toro a las Ventas por san Isidro, eso sí, después de la SIESTA.
Mira que sois malpensaos!!!!

rosamari dijo...

Me repito, lo sé, pero a este postulante a presi le falta alegría de vivir y una Carla Bruni (y otras cositas muy importantes), para ser Sarkozi.

zalakain dijo...

Lo de “nuestra lengua” deja claro que para el PP en Eppanyia sigue habiendo una única lengua (en los tiempos en que lo manejaban todo había dialectos).

Creo que el PP no es el único PNE, o quizá su ala derecha.

Maripuchi dijo...

Los rumanos, los búlgaros, los polacos, pueden estar en España y no aprender el idioma, como ya hacen desde hace décadas los ingleses y alemanes... son miembros de pleno derecho de la UE....

Creo que el sheñor rajoy no estaba pensando en ellos ¿o sí?

Paco dijo...

¿Qué hacemos con Radomir Antic? Lleva aquí más años que el sol y no aprende castellano ni pa trás.

Cuando Rajoy piensa estas gilipolleces su cabeza no está llena de inmigrantes, esta llena sólamente de musulmanes, perdón, moros diría él.

Anónimo dijo...

Menudo CaÑete de esquerdas está feito o senhor. O seu supremacismo hispanoide nota-se bem de longe. N4ao faga piadas das senhoras galegas. Vale?

Maripuchi dijo...

¿Y con Beckham? ése estuvo no sé cuántos años y sólo aprendió a decir hala madrid! ... por no hablar de su mujer, que menospreciaba la cultura y aroma a ajo tan característicos del país...

Antonio Rodriguez dijo...

Cuando Rajoy habla de integración lo que verdaderamente quiere decir es asimilación cultural. Que los emigrantes pierdan su identidad.
La integración significa el respeto de nuestra cultura por su parte y el respeto a la suya por parte nuestra. Asi como ser iguales ante la ley en obligaciones y derechos.
Pero lo que Rajoy pretende es que la ciudadania los vea como los causantes de los males de nuestra sociedad y así poder capitalizar el votos de los xenofobos.
Salud, República y Socialismo.

Aprendiz de Mucho dijo...

Otra vuelta de tuerca mas en esta espiral pepera de vuelta hacia el 39. Adivinad el libro de cabecera de Marciano Rajua... empieza por Mein...

M.Angel dijo...

¿Y si se me rompe la tortilla al darle la vuelta me echarán de España?.

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo