lunes, 16 de marzo de 2009

Buenas noticias



De tarde en tarde, el periódico nos trae buenas noticias. Y como estoy en pleno periodo de melancolía, creo que es el momento de recordar.

De recordar a Ignacio Ellacuría y sus siete compañeros. Al arzobispo Romero. A los cientos de asesinados por el ejército en El Mozote. A los cinco dirigentes del Frente Demócrata Revolucionario secuestrados y asesinados por el mayor D’Abuisson (fundador del ahora derrotado partido ARENA), calificado por el embajador americano como “asesino patológico”. Y, por qué no, recordar al mismísimo Farabundo Martí, y a Feliciano Ama, líder campesino e indígena ahorcado en 1931, y a las 30.000 víctimas de la represión de ese año, y los 'no se sabe cuantos', de la represión y la guerra hasta 1992.





¡¡¡Porque el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional ha ganado las elecciones presidenciales en El Salvador!!!


10 comentarios:

J. G Centeno dijo...

Convendría decir, en contra de lo que piensan muchos, que el FMLN, tiene su propia estrategia de cara a llevar a los salvadoreños por el camino del progreso y la igualdad. Y esa estrategia coincidirá en algunos aspectos con los bolivarianos venezolanos, en otros con los indígenas bolivianos, en otros con Lula, y en muchos con nadie. América Latina se mueve, y se mueve sin consignas, ni de Raúl Castro ni de Hugo Chávez ni de nadie. Están buscando su camino, un camino que a muchos, en esta vieja Europa en muchos casos abúlica y conformista, nos llena de esperanza.

RGAlmazán dijo...

Es una noticia muy buena. Otra piedra más en el zapato yanqui. Otra nación más que busca su propio camino, alejado del amigo americano.

Salud y REpública

SPOOK dijo...

Muestra usted una gran sabiduría.
Su tristeza propia no le impiden alegrarse con la ventura ajena.

Muchos nos alegramos con este triunfo de la voluntad popular sobre los privilegios de la minoría

Naveganterojo dijo...

Uno mas, otro pais que se escapa de las garras del aguila imperial, ojala se convierta en el comienzo de la caida de todas las fichas del domino.
Salud y republica

Antonio Rodriguez dijo...

En todo caso es una buena noticia. Aunque va a tener que hacer encaje de bolillo con una parlamento dominado por la derecha, de ahí su llamamiento a la unidad institucional.
Y si nos atenemos a sus propias declaraciones, sus alianzas internacionales van a ser más con Obama y Lula que con el resto de los lideres de la izquierda sudamericana.
Es una buena experiencia de como desde la lucha armada, pasando por su renuncia, se llega al poder por metodos democráticos. Es algo sobre lo que debería reflexionar la izquierda azberchale de este país.
Salud, República y Socialismo

AF dijo...

Sí, hay buenas noticias como ésta, que le alegran a uno el día. No sé (nadie puede saberlo) lo que ocurrirá en los próximos meses o años en El Salvador, pero de momento ha triunfado una opción con décadas de lucha en su haber. Ha triunfado el pueblo salvadoreño en mucha mayor medida de lo que lo había hecho nunca.

Un saludo.

lys dijo...

Felicidades, es bueno que el pueblo mande.

Un beso.

Blanca dijo...

Es llamativo que en América Latina lleven años ganando las izquierdas, mientras en la vieja Europa nos derechizamos cada vez más.

Espero que lo mismo empiece a pasar en África y veamos un pequeño rayito de esperanza para la humanidad.

Me alegra infinitamente el triunfo de Mauricio Funes. Ellacuría y sus compañeros no podría haber tenido mejor homenaje.

Carmen dijo...

Si yo también creo que son buenas noticias y que compensan las oscuranteces de este nuestro ínclito país. Al menos compartamos un ratito las alegrias salvadoreñas.

javi dijo...

Solo espero que les quede el espiritu de los tiempos de guerrilla. Que se me entienda no hablo de los fusiles, me refiero a las ideas que les llevaron a tomarlos. No me extiendo mas, que estamos en un pais con muuuuuchaaaa democracia y aquí esas cosas son pecado. Lo siento, no he pedido permiso a nadie para expresarme asín y no soy muy ducho en la oratoria, solo lo digo por si alguien me entiende mal.

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo