lunes, 1 de diciembre de 2008

Y una lucecita que apenas se ve...

Hoy me he enterado del fallecimiento de Joan Baptista Humet. Y lo he sentido como cuando llamaron para anunciarme la muerte de ese viejo compañero de colegio, al que no veía desde hacía casi treinta años.


En los ochenta, le recuerdo en Madrid, en el Palacio de Deportes, como telonero de Víctor y Ana. Apenas nadie lo conocía, pero con tres o cuatro canciones provocó tal entusiasmo, que tuvo que repetir el Clara, creo que hasta tres veces, porque el público le pedía "otra, otra", y no tenía más preparadas.


No fue un tío combativo, como tantos cantautores que tanto me gustan, pero encontró el "secreto de la simplicidad".


Os dejo con la letra de una canción de su último disco. Es una canción del 2004. Llevaba más de quince años sin publicar un disco. En ese año tan difícil, en tantos aspectos, me cantaba desde el MP3 cuando yo subía a mis trenes de Cercanías, y me hablaba de patanes condecorados, y de el olvido del alquiler, o de que no hay curro seguro, y de mares vacíos, y de guerras en nombre de dios o de la libertad.


Si esto no es combativo, que baje dios y lo vea.


QUIÉN TIENE UN SUEÑO


Cuando la fruta no tiene sabor

y el repartidor

saluda con voz de albarán,

Y las cigüeñas no están, y huelen los ríos,

y los pescadores se dan

contra los mares vacíos,


Cuando la buena es la estrella fugaz,

usar y tirar,

y un polvo cubrió el alquiler,

Cuando no vuelve a llover ni hay curro seguro,

y sólo es posible prever

que ya no existe el futuro,


Quién tiene un sueño para compartir

y sobrevivir
en esta feliz sinrazón.

O quién me ayuda en mi revolución

y empiezo a caminar desde ahí,
y a ser el dueño

de mis sueños,
mis valores,

y el juez de mis errores,

algo mío para construir

otra forma de aprender a vivir.


Cuando el honrado se vuelve un bufón

en televisión
a cambio de un trozo de pan,

Cuando se aplaude al truhán,

se compra al testigo
y se condecora al patán

o se traiciona al amigo,


Cuando la guerra la dan por La Dos,
en nombre de Dios

y a cargo de la libertad,

Y en esa perversidad, países enteros

se hieren a perpetuidad

ante un planeta de acero,


Quién tiene un sueño para compartir

y sobrevivir
en esta feliz sinrazón.

O quién me ayuda en mi revolución

y empiezo a caminar desde ahí,

y a ser el dueño

de mis sueños,mis ideas,mis dudas, mis peleas,

algo mío para construir

otra forma de aprender...

A ser dueño

de mis sueños,
mis hechizos,

mi propio compromiso,

algo mío para construir

otra forma de aprender a vivir.
(2004)


Gracias y adiós.



10 comentarios:

Naveganterojo dijo...

No habia oido esta cancion pero es hermosa, cierta y de gran actualidad.
Me ha gustado leer tu sintesis de este hombre, a veces con pocas palabras se dicen muchas verdades.
Descanse en paz.
Un saludo

Blanca dijo...

Otro más que se nos va y este me da tanta pena... Un cantautor-perdedor, que me hizo despertar hace tantos años cuando me recomendaba que había que vivir, amigo mío y apenas le hice caso...

Gran Humet, olvidado y de los grandes, grandísimos, mientras nos bombardean los Davides y las bazofias.

Adanero dijo...

Desconocía esa canción que nos dejas.
Combativo en el 2004 cuando muchos ya habían dejado de serlo y se habían acomodado de manera vergonzosa.

Un saludo.

Freia dijo...

Nuevamente coincidimos un poco todos hoy en la tristeza que parece que se empeña en hacerse presente a todas horas, por un motivo u otro.
Tienes razón y como siemrpe aciertas a decirlo con pocas palabras: "encontró el secreto de la complicidad".

Gracchus Babeuf dijo...

Encontró el secreto de la simplicidad. Es una cita de una de sus canciones.

J. G Centeno dijo...

Puede que no fuera tan combativo como otros, pero no se acomodó a la teta del puño y la rosa y es de agradecer

ELOHIM dijo...

Por qué escribe que no fue un tio combativo??
En mi opinión el combate más difícil es mantener despierto “UN SUEÑO” cuando alrededor estan dormitando.

Freia dijo...

Gracchus, te dejé un mensaje en el Feisbuc.
saludos

fritus dijo...

preciosa y certera letra sí señor...una pena lo de este hombre.

Los pasos que no doy dijo...

A mí me dejó helada la noticia..., Humet era uno de mis poeta-cantantes favoritos de mi juventud (la de veces que habré cantado sus canciones, dejándome mecer por esa voz tan peculiar y tan suya)

Tienes razón, es como haber perdido a un viejo amigo que siempre dejó rastro en el corazón.

Gracias por su canción...

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo