domingo, 31 de agosto de 2008

Barack Hussein Obama

No tengo mucha confianza en Obama como político. Pero sí creo en los símbolos. Y creo que los símbolos impulsan los cambios reales.


Una presidencia de Obama impondrá en todo el mundo las razones del imperio, como lo hicieron en su día tantos presidentes del Partido Demócrata. No creo que se atreva a cambiar el sistema sanitario, o a desmontar las relaciones entre poder militar y económico. No creo que se atreva a acabar con la ocupación de Irak. Ni siquiera me consta que quiera hacerlo.


Pero será un paso adelante en la Historia.


A partir de unos Estados Unidos gobernados por un negro (o por un mulato), ¿cómo un racista blanco repetirá "yo soy mejor que un negro"? Pues probablemente no lo eres, imbécil. Barack Hussein Obama, Presidente de los Estados Unidos de América. Suena bien. Creo que en las comunidades más radicales de Sur están histéricos.


Puede parecer absurdo que el blog de un votante de Izquierda Unida, que reivindica el marxismo y celebra el aniversario de la publicación del Manifiesto Comunista, se adhiera a la candidatura de un liberal-conservador.


Las razones para decidirme las encontré en la página del periodista Enrique Meneses.


La foto es muy mala, porque la hice con el móvil. En un puesto de venta callejera, en Roma, a un librero no le importó emparejar un póster con el histórico discurso "I have a dream" de Martin Luther King, con un retrato de Mussolini

9 comentarios:

Maripuchi dijo...

Siempre es un placer leer a Meneses, un auténtico filón de la Historia...
Yo también me alegraré de que Obama sea presidente y de que les den a todos los retros, los creacionistas, los kukluxklaneros y demás pintas mucho por ahí.
Remuá

El Gran Turuk dijo...

Un análisis interesante Sr. Babeuf. Personalmente no tengo mucha confianza en la labor de Obama como presidente. Aunque estuviera cargado de buenas intenciones, y su programa no me parece que anuncie demasiado, el Presidente USA no deja de ser una marioneta dependiente de todos los lobbies y multinacionales que patrocinan su campaña. Las inmensas donaciones económicas que recibe el partido demócrata no son un regalo, y probablemente Obama tendrá ya una serie de compromisos adquiridos con esos grupos de presión tan poderosos. Me temo que extraer petróleo de las regiones vírgenes de Alaska será uno de esos compromisos. Aun así, es cierto que en torno a una política del mal menor siempre será mejor un Obama que un McCain.
A parte de esta reflexión le comento que su bitácora es una de mis cinco recomendadas por el Día del Blog 2008. Un saludo!

Yass dijo...

No es Obama en si.. es lo que representa..


Un saludo

Gracchus Babeuf dijo...

Después de tantos fracasos, sólo nos queda el mal menor.

(La Manga del Mal Menor, jua, jua...)

Con los años pierdo la sensatez y la cordura, pero me río mucho. Me río hasta de mis propios chistes malos.

Antonio Rodriguez dijo...

Obama no cambiaría en mundo, pero al menos no cometería las barbaridades que el presidente más tonto, incompetente e inútil de la historia de los EE.UU.
El mundo ganaría un poco si es elegido el menos malo de los candidatos a la presidencia de EE.UU.
Salud, República y Socialismo

SPOOK dijo...

No me vale la alternativa: no es cuestión de preferir el menos malo, hemos de exigir buenos políticos. Si ninguno es bueno ¡a casa los dos¡¡.

Tiene razón señor BABEUF, su chiste es malíííísimo.

ELOHIM dijo...

Es muy sugerente su idea sobre los símbolos.
Yo también creo que los símbolos son un medio excelente para unir a las personas en un objetivo común. Un buen símbolo evoca el fundamento de un ideal, pero sin matizar, sin precisar detalles, permiten que cada sujeto le confiera los matices que más le agraden, obviando disensiones.
Pero no confundamos. Los cambios reales NO son impulsados por los símbolos, son impulsados por las ideas, por las creencias, por las ideologías que los actores identifican con determinado símbolo.

J. G Centeno dijo...

Lo del mal menor me ha llegado al alma. No le condeno a hacerse nado la travesía Santander-Plymouth, porque me cae bien, pero a la nuestro: Como analista de la política interna de USA, soy una pena, debe ser por eso que no medajan votar en las elecciones que más influyen en mi vida cotidiana, pero me da que Obama, no va a ganar, y no por el hecho de ser negro, sino porque no es blanco, blanco WASP quiero decir, algo que si era Hillary Clinton. pero ya digo que yo como analista USA, soy una pena de manera que son muchas las posibilidades que tengo de equivocarme. En otro orden de cosas, y hablando en parámetros europeos, ¿Cual es el programa de Obama además de invocar a generalidades: El futuro, El compromiso, El bienestar,...etc. El programa de Clinton, se acercaba, sin llegar a serlo, a uno socialdemócrata con un cierto empuje en la sanidad pública, etc. Francamente no veo a los obreros industriales blancos de Michigan, o Illinois votando por Obama

Julián dijo...

Yo estoy bastante de acuerdo con el análisis de Centeno, creo que Obama va a perder contra McCain y que Hillary tenía más posibilidades de ganar, más experiencia y un programa más definido. Obama es sólo imagen y el entusiasmo que levanta -o levantó- entre los jóvenes universitarios progres es directamente proporcional al rechazo o recelo que provoca en amplias franjas del electorado medio gringo. Espero equivocarme, pero...
Por otro lado, entiendo lo que dice Gracchus, como militante de IU y del PCE puede parecer poco lógico que simpatice con una victoria de Hillary u Obama, pero es que... ¿Eran lo mismo Gore y Bush Jr.? ¿La elección de Gore no hubiera sido mejor para el mundo? Por algo en el CPUSA no tienen problemas en apoyar a candidatos demócratas a la presidencia, con tal de frenar a los republicanos.

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo