domingo, 1 de junio de 2008

Un juego





Tras el acto de Rajoy con “casi todos” los responsables de su partido en las Comunidades Autónomas, parece claro que nadie se atreverá a disputarle la presidencia en el congreso del PP. La ausencia de Esperanza Aguirre y de María San Gil intenta representar una corriente crítica que queda desbordada por el apoyo unánime del aparato en las otras quince autonomías.

Pero ¿qué le espera al presidente del PP tras el congreso?

Si han sido capaces de organizarle un rosario de dimisiones orquestadas, todos los lunes, para debilitarle, ahora es el calendario electoral el que socava su autoridad.

Muy probablemente antes de fin de año habrá elecciones autonómicas en Euskadi. Y el año que viene tocan las elecciones gallegas y las europeas.

Sin duda, el comportamiento de los electores es muy diferente en una votación autonómica que en unas elecciones generales. Sin embargo ¿qué mejor sondeo que los resultados de la última convocatoria electoral? Es sólo un juego de matemáticas, pero si aplicamos la ley D’Hont a los resultados de las elecciones de marzo, en el País Vasco, sale esto:


(En la columna del año 2004, faltan los 9 del PCTV, que doy por hecho que actualmente no se podrían presentar).

Sin duda el resultado del PSE-PSOE está sobre valorado. Y en el descalabro del PNV influye que en el 2005 se presentó en coalición con EA. Y la ilegalización del PCTV reparte 9 escaños huérfanos entre todos los demás.

Pero con las cuentas que he hecho, sólo pretendo adelantar una tendencia.

Y para el año que viene, con la misma técnica, también he calculado los resultados en las autonómicas gallegas.

(Si os interesa, tengo los desgloses por circunscripciones)


En ambos resultados, el PP salva la cara, aparentemente. Pero en realidad se convierte en una fuerza política absolutamente irrelevante. Y, en cambio, el PSOE refuerza su poder.

Cada elección, de aquí al año 2011 será un nuevo palo en las ruedas del carro de Rajoy.

3 comentarios:

Maripuchi dijo...

Lo que le está pasando al PP le pasa cíclicamente a todos los partidos...
Demasiado poder en juego, compañero...

SPOOK dijo...

Es usted muy valiente poniendo por escrito estos números. Los volveremos a comentar en su momento.
Mi previsión es aún peor para el PP, especialmente si no logra superar la imagen (y la realidad) de división interna. Es una constante ampliamente verificada por la realidad que los electores huyen de un partido dividido.

J. G Centeno dijo...

Buen trabajo si señor, con un par de matices que me gustaría hacer. El primero que en las elecciones autonómicas los partidos nacionalistas obtienen mejores resultados porque no tienen en su contra el voto útil, y el segundo que no hemos tenido en cuenta el notable avance que, sobre todo en el País Vasco va tener UPyD. Creo que el descalabro del PP va a ser mayor aún que el que revela su estudio.

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo