lunes, 9 de junio de 2008

Somos gilipollas

Pues si somos gilipollas nos vamos a tomar por el culo. Y que nos guste. Más de un siglo de lucha obrera, por la limitación de los tiempos máximos de trabajo, luchando por las ocho horas de trabajo, ocho de descanso y ocho de ocio-formación. Y ahora, el Consejo Europeo de Ministros (sí, de esos ministros que tu votas) admitirá jornadas de hasta sesenta y cinco horas semanales. No des ningún derecho como seguro. Cuando dejas de luchar por él, te lo arrebatan. Sigue pensando en tu puta hipoteca y tu puta gasolina, que tus hijos van a ser esclavos.

12 comentarios:

Maripuchi dijo...

¿Dónde están hoy los sindicatos?
Echo mucho de menos una voz amiga que me convoque a cagarme en replux delante de algún sitio...

ELOHIM dijo...

No es novedad.
El horario hace tiempo que no es problema en las empresas.
En este pais el horario laboral sólo se respeta en las grandes empresas industriales (porcentaje menor de trabajadores en el total de la economía) y en la administración.
Las empresas de servicios grandes y pequeñas (bancos, financieras, consultoras, despachos de abogados…) ya hace años que EXIGEN hacer horas extras sin retibuir.
En las empresas familiares y pequeñas (talleres, comercio…) ha sido así desde siempre.
Y no le cuento, no es necesario, si hablamos de los “autónomos a la fuerza” especialmente en la construcción y su equivalente en el comercio que se llaman franquiciados.
No hace mucho escribí en este su blog sobre la perversión del sindicalismo ("Militancia", 17 de abril de 2008 15:24), recuerdo que sigue sin respuesta mi interpelación.

¿GILIPOLLAS? quizá este término no sea el más apropiado en muchos casos.
Hoy no es tan fácil como hace un siglo. En la economía industrial fordista todos los obreros se igualaban en la cadena de producción y la solidaridad se generaba espontáneamente. En la economía desarrollada de hoy la deslocalización y segregación de los medios de producción ha oscurecido las ventajas de la solidaridad. En la economía actual no se evidencia la explotación del capital propietario de los medios de producción, el capital no obtiene la plusvalía en el tiempo de trabajo, sino en el tiempo de ocio, en los centros comerciales y de ocio es donde hoy invierte el capital (en las economías desarrolladas).

Poco interés tiene el capital en la literalidad de esta directiva de la UE. En mi opinión es ponerse la venda antes de la herida en previsión de los conflictos sociales que se avecinan por la crisis económica.
Si como piensan algunos expertos, la actual crisis económica es una crisis profunda causada por el acceso al mercado de dos mil millones de nuevos consumidores (China, India y sureste asiático) con su inevitable repercusión en los precios de materias primas y bienes elaborados (incluidos los alimentos básicos) ahí si puede haber problema. Y conflicto de intereses.
Con las materias primas baratas, al capital le resultaba posible ofrecer los suficientes bienes a TODOS los consumidores del mundo occidental a cambio de hacer aceptable socialmente el beneficio, incluso el escandaloso beneficio de las inmobiliarias. Pero si…
los ciudadanos tuvieran que reducir su acostumbrado consumismo va a ser MUY difícil justificar socialmente esos beneficios. Como fue dificil justificar la explotación fabril en el capitalismo industrial de finales del XIX y principio del XX.

Tiene usted razón (y mucha). Ningún derecho es seguro, ninguna victoria definitiva. Los trabajadores, en la lucha contra el capital en el siglo XX, supieron crear y utilizar las armas apropiadas en aquellas circunstancias.
Las nuevas TIC han modificado esas circunstancias y de momento es el capital el que ha utiliza las mejores armas en su disputa con los trabajadores por el reparto de la renta nacional.
Los trabajadores han de inventar las armas que les permitan enfrentar la nueva situación, de la experiencia pasada sólo sirve una cosa: la solidaridad.

Las reivindicaciones sectoriales por el gas-oil para conseguir ventajas particulares a costa de los demás trabajadores no es el mejor método.

ELOHIM dijo...

error en el anterior comentario:
donde escribí "segregación de los medios de producción" debe leerse "segregación de los centros de producción"

AF dijo...

Muy sbio consejo ese de no dar por seguro ningún derecho. Yo añadiría que no sólo se debe refeir a los derechos laborales, sino a ninguno, pero ninguno. Ni el de pernada.

Un saludo.

UN LUGAR DONDE RESISTIR dijo...

Si somos gilipoyas.... y lo peor de todo estoy convencida de que nos gusta.
Yo lo llamo síndrome del amojonamiento, todos queremos tener un mojón de piso donde poder acumular, y acumular. Para conseguirlo nos da lo mismo trabajar 15 horas al día sin contrato. Encima de putas ponemos la cama.... SOMOS GILIPOYAS

Naveganterojo dijo...

¿Nadie recuerda ya a l@s obrer@s que murieron defendiendo la jornada laboral de 8 horas?,¿Nadie recuerda los años de lucha sindicalista en los que dejando el dinero de lado se pedian mejoras sociales?.
Adonde coño iremos a parar????????.
Mañana a algun calienta butacas se le ocurrira la gloriosa idea de ponernos un microchip en el coco para que solo pensemos en trabajar.
Asco de gentuza.

fritus dijo...

Además de gilipollas, desagradecidos, ...mi abuelo soñaba con no tener que trabajar el sábado, y estuvo toda su vida laboral instalando cuartos electricos para la FECSA y llevando postes a cuestas ( como suena)...también en sábado. Y no hace tanto tiempo de eso. Nos hemos convertido en un puto país de señoritos sin memoria...y lo pagaremos caro, nosotros y nuestros hijos.

La has clavao con el post este , Don Graco.


un abrazo

Anónimo dijo...

Compañero...
Una verguenza...que no nos dejará quietos.

Me tienen hasta los cojones(perdón).

Y encima hoy la sociedad española anda cabreadísima con los huelguistas del transporte... Hasta algunos se atreven a poner en duda el derecho de huelga.


(el que te lee aunque comenta poco, Daniel Isaac)

ELOHIM dijo...

Para Daniel Isaac
Por favor, explíqueme que tiene que ver el derecho de huelga y su práctica con colapsar las carreteras.
Otra cosa es el derecho a manifestación. Ahí si podemos empezar a debatir la concurrencia de derechos entre colectivos. Y hay mucho que debatir.

Aprendiz de Mucho dijo...

No entrare a debatir si somos o no gilipollas, ahora bien, el jeta de la foto, es GILIPOLLAS SUBLIME, lo afirmo

Euphorbia dijo...

Nos hemos instalado en la comodidad y en la felicidad a base de "soma" como en el libro de Orwell. Nos pueden machacar como quieran que nosotros a lo nuestro. Sí que somos gilipollas, nos están ayudando a ello cada día.
Que tengas un buen día.

Paco dijo...

Esto es lo que tiene la Unión Europea, que mandamos allí a los más gandules, y, claro alguien tiene que trabajar para mantenerlos a todos. España al menos no ha votado sí, se ha abstenido, pero lo mismo da.

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo