miércoles, 5 de noviembre de 2008

Kennedy, Obama y yo.


No soy contemporáneo de Kennedy. Aunque la impresión que le provocó a mi madre su asesinato estuvo a punto de adelantar mi llegada al mundo, tardé tres días más en nacer. Desde entonces estoy oyendo hablar de la Nueva Frontera, y de las esperanzas frustradas que su presidencia provocó.


Cuando yo era sólo un niño, mis padres acostumbraban a levantarme de la cama y ponerme delante de la vieja Telefunken en blanco y negro, para que no me perdiera lo que ellos pensaban que eran acontecimientos históricos. Gracias a ese hábito, asistí a la llegada de Armstrong a la luna, o a legendarios combates del Morrosko de Cestona.


Esta mañana, poco antes de las seis, la radio que duerme bajo mi almohada levantó el tono de voz, y me dijo: “Levántate, que va a pasar algo”.


Encendí la tele a tiempo para seguir en directo el discurso de un mulato que, tras dar las gracias a familia y colaboradores, como si fuera la entrega de los Goya, habló de una votante. De una votante de 106 años, negra, nacida sólo una generación tras el fin de la esclavitud, y que a lo largo de su vida había enfrentado retos como la conquista del derecho a voto, la lucha por los derechos civiles, la guerra mundial... Y de cómo, en cada una de esas ocasiones, alguien dijo: “Yes, we can”.


No soy optimista, pero no renuncio a la esperanza. No se puede pedir a un lobo que coma hierba, ni a un imperio que no se comporte de forma imperial. Pero necesito pensar que el siglo XXI no será el siglo de las Torres Gemelas, de la matanza de Atocha, o del bombardeo de Bagdad.




11 comentarios:

Maripuchi dijo...

Ese es el quiz de la cuestión. Si quien puede no tiene ni la intención, entonces, no hay nada que hacer...
Es que sigo sin creerme que estos americanos hayan votado a un negro para ser su presidente... es sencillamente flipante!

rosamari dijo...

Maravilloso, sólo con eso ya hay un cambio en este planeta.

Antonio Rodriguez dijo...

Yo si viví el asesinato de Kennedy y el de Martin Luther King y creo que su "I have had a dream" puede empezarse a cumplir.
La elección de Obama significa la ruptura con el pasado, con el periodo más negro y sangriento de la historia de EE.UU., las legislaturas de Bush; y solo ya por eso merece la pena celebrarlo.
Aunque tampoco podemos ser tan candidos como para esperar demasiado de este cambio.
Salud, República y Socialismo

GINEBRA dijo...

Muy acertado este post. Creo que todos esperamos un poco que ocurra lo que dices, es cierto que no se puede pedir a un lobo que coma hierba, pero la esperanza no se pierde. Creo que cualquier cambio en la política norteamericana, por pequeña que parezca, será positivo para el Planeta.
Una buena noticia la de hoy.
Saludos

Aprendiz de Mucho dijo...

Yo no pierdo la esperanza, de todos modos es practicamente imposible que sea peor que el memo de Bush, Reagan, Johnson, Nixon, Carter, Ford.. etc.
salut i força
PD: de acuerdo totalmente con Maripuchi

UN LUGAR DONDE RESISTIR dijo...

Por una vez han hecho algo bien. Parecía impensable con los antecedentes de los últimos tiempos.
A ver que pasa.

Naveganterojo dijo...

America tambien puede mirar hacia adelante, es imposible pensar que todos los americanos estuvieran con el nefasto Bush, y la eleccion de Obama puede significar un cambio en las relaciones de EEUU con el resto del planeta.
Un saludo

Blanca dijo...

A mi no se me adelantó el parto, como a tu madre, pero si me conmocionó y mucho la muerte de Kennedy, cuando con apenas 15 años una bala mató a mi "heroe".

Fue áños más tarde cuando elaboré las "desilusiones" que Kennedy regaló a sus rendidos votantes, pero esta situación actual me ha recordado mucho aquellos años, en los que el idealismo era lo que me movía y pensaba que se iban a hacer realidad todos los "sueños" que prometía hacer realidad un hombre con el carisma de Obama.

La diferencia entre ambos es más que obvia y éso es un plus a favor de la nueva ilusión. Si en USA han sido capaces de votar para Presidente a un negro, USA ya no me parece tan malo.

SPOOK dijo...

Por la referencia que hace al asesinato de Kennedy es usted joven, pero no justifica que se conforme con unos objetivos mediocres para el siglo XXI

SPOOK dijo...

En mi opinión no se trata de confiar en el posible (e incierto) cambio que pueda traer Obama, sino afirmar que el cambio de la sociedad americana ha traido a Obama.

Las corporaciones empresariales estadounidenses, dueños y señores de los medios de comunicación, con motivo de las Torres Gemelas, indujeron en la sociedad americana el miedo a TODO y a TODOS (extraños, extranjeros, nacionales y conocidos) con el resultado conocido.
Lo mismo que trató de hacer Aznar y sus boys (Rajoy incluido) con el 11-M, lo mismo que Rouco y Cia siguen intentando con su Cope.
Afortunadamente aquí no todos los medios de comuniacación obedecen al mismo jefe y la sociedad española puede oir/leer diversas opiniones. En EEUU fue necesario que la realidad mostrara los verdaderos objetivos de la deriva del neo-liberalismo militarista para que se decidieran a cambiar.
Este es el cambio, los neo-con se han acabado por una generación, ahora queda esperar el cambio que traiga Obama.
Le copio la opinión de Mike Davis (no el jugador de basketaball).
“Y lo que es más importante aún: decenas de millones de votantes han optado esta vez por la solidaridad económica antes que por la división racial. En realidad, estas elecciones han sido un plebiscito virtual sobre el futuro de la consciencia de clase en los EEUU, y el sentido del voto –gracias, especialmente, a las mujeres trabajadoras— es una extraordinaria vindicación de las esperanzas progresistas.
No puede decirse lo mismo del candidato demócrata, respecto del cual no deberíamos hacernos la menor ilusión. Aun cuando la crisis económica y la particular dinámica de campaña en los estados con peso industrial obligaron finalmente a Obama a prestar atención a los puestos de trabajo, su "socialismo" ha sido demasiado exquisito como para percatarse de la enorme indignación pública suscitada por el criminal rescate bancario, o siquiera para criticar a las grandes petroleras”

J. G Centeno dijo...

Como diría maripuchi me teneis aluflipao. O estais mezclando medicamentos o aún no sabeis que los reyes son los padres. No me lo puedo creer, tu quoque fili mi hasta en vosotros han calado los embustes del tipo este.

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo