viernes, 26 de septiembre de 2008

Otra vez Mayor Oreja


Tras el asesinato de ETA en Santoña, dice el señor tan elegante de la foto que "no es hora de pedir responsabilidades políticas de los atentados, pero que existen y que habrá que exigirlas..."


Lo dice el que lleva corbata, no el cánido de viriles atributos.


Mayor Oreja fue ministro del Interior. Y eso, en España, marca. Porque es un cargo en el que cuando suena el teléfono de madrugada, es para anunciar la muerte. El asesinato de un policía, un soldado. Y el consecuente funeral, el abrazo a la familia, el llanto de los hijos...


Sólo eso debería inspirarle un poco de solidaridad con su sucesor, el actual ministro.


Mayor Oreja era ministro del Interior durante la anterior tregua, y durante la negociación de Aznar, el asno que llamó a ETA Movimiento Vasco de Liberación.


Sólo eso debería impulsarle a callar un rato.


Mayor Oreja es el que preguntó “¿Por qué tengo yo que condenar el franquismo?” Y calificó tal periodo como “época de extraordinaria placidez”. Recordemos que procede de una acaudalada familia adicta al régimen.


Sólo eso califica el valor de sus silencios.


Mayor Oreja era ministro del Interior, y durante su etapa, el número de efectivos policiales descendió como nunca jamás había ocurrido en la historia de España. Familiarmente, está vinculado a la seguridad privada, a través de la empresa Eulen Seguridad (presidida por su hermano). La disminución del número de policías representó un incremento exponencial del volumen de negocio de la seguridad privada. Alguno atribuyó su disgusto ante la última tregua de ETA a la pérdida de “oportunidades de negocio” (que diría Borja Mari Güemes) para tan próspero sector.


Sólo eso debería impulsarle a retirarse de la vida política, y disfrutar de sus beneficios empresariales. (Pingües, a la vista del aspecto de su jardín).


No me apetece seguir escribiendo. Cada día me apetece menos. Y es jodido escribir cuando tienes que medir cada palabra para evitar una demanda. Pero lo que me inspiran las declaraciones de este caballero (el de la corbata, no el cánido de viriles atributos) es, no de demanda, sino de querella penal.

11 comentarios:

Diego Fernández Magdaleno dijo...

La ética de Mayor es la del franquismo que tanto admira.
Abrazos,
Diego

Maripuchi dijo...

No, no... dese cuenta usted que el sombrero le cobija....

Adanero dijo...

Este tipo siempre me ha parecido que tiene una carencia moral e intelectual tremenda.

Un saludo.

Naveganterojo dijo...

A ver si hay suerte y el can le arranca la lengua de un mordisco.
Asi descansabamos todos un poco,y el se dedicaria a la vida contemplativa,puede que aprendiera algo si guarda un poco de silencio.
Un abrazo

fritus dijo...

Me asaltan varias dudas existenciales ....
¿ el pastor alemán será también empleado de su compañía de seguridad privada?¿cobrará según convenio y cotizará a la S.S. o con el platillo de dog-chow ya cumplen?¿fue el franquismo un período de extraordinaria placidez? ¿había ruido o jarana en las tumbas -en el mejor de los casos-de los (aprox) cien mil represaliados despúes de abril del 39, con la guerra finalizada? ¿a mayor oreja, menor cerebro?...

Estas y otras preguntas sin respuesta me tocan mucho los huevos, con perdón.

Un abrazo

J. G Centeno dijo...

¿Está vacunado el bípedo implume, de dudosa capacidad intelectual, que acompaña al lustroso can? Desde luego no contra la rabia, la intolerancia, la intransigencia y el comportamiento irracional y neofascista.

UN LUGAR DONDE RESISTIR dijo...

La verdad, no sabía nada de que la familia del señor Mayor Oreja tuviese vinculaciones con las empresas de seguridad, pero no me sorprende nada.
En fin, mejor que en muchos casos tipos como ese permanezcan callados, una ya está cansada de oir chorradas.
Saludos.

Paco dijo...

Es increíble que gentuza como él sigan cobrando un sueldo con dinero público todos los meses.

animalpolítico dijo...

Es una desdicha que tengamos a estos próceres y que les salga gratis. Incluso hoy están por delante en las encuestas.

Bernardo Muñoz dijo...

Aunque el perro que acompaña al bípedo sea policía, por mera cuestión biológica segruo que nació en democracia. Apostaría a que tiene ideas menos retrógradas que las del barbudo junto al que posa.

El Gran Turuk dijo...

Hay que seguir escribiendo amigo. Es la existencia de estos pequeños reductos de denuncia lo que impide avanzar al mal. :) Un saludo.

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo