martes, 10 de febrero de 2009

Aux armes, citoyens

Es el momento del trabajo político. Aquí, en internet, en los blogs, y en otros instrumentos que no controlo. Pero tú sí. Y en los sindicatos. Son una mierda, dices. Los sindicatos que tenemos son tan malos o tan buenos como tú y yo los hemos hechos. ¿No funcionan? Funcionan tanto como yo he sido capaz de hacerlos funcionar. Y tú, ¿has arrimado el hombro?

Y es hora de currar en los partidos de izquierdas. Que sí, que son una mierda. Toda la mierda que tú y yo hemos permitido que sean. Si opinas que los partidos políticos son una basura, te espero en la agrupación de mi barrio, para cambiarla. ¿No vas a venir? Te espero el viernes. ¿Todos son iguales? En tu mano está impedirlo, frenar a "los que son iguales".

Y en las asociaciones de padres, por la defensa de la educación pública, y en la defensa de la sanidad pública, y en los barrios, y las asociaciones de vecinos. No te pares, es el momento.

Pico y pala, dale que que te pego, en el bus y en el metro, y en el trabajo, con los tibios y con los tuyos. En el bar, y con el humor como arma.

En Madrid, es el momento.


14 comentarios:

bitdrain dijo...

Muy buena entrada, astuta.

Como dijo una vez Einstein:

La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.

Gracchus Babeuf dijo...

Se me nota que voy caliente, pero... ¡Hace tanto tiempo que esperábamos!

RGAlmazán dijo...

Es el momento. Tú lo has dicho. Empujemos entre todos. ¡A por ellos!

Salud y República

SPOOK dijo...

Encantado de leerle algo más optimista que hace unos días.
SI, es posible. Sólo falta un empujoncito para que caiga
…y después seguir empujando para que el próximo no sea otro igual.

El mendigo dijo...

Llevo un tiempo pensando, que sería interesante proponer un nuevo modelo de partido, de hacer política, de relacionarse con la gente.

Estamos en el año 2009 (he corregido, se me había escapado un 8). Pegar carteles me parece un despilfarro. No creo que nadie tenga un candidato tan guapo que mueva al voto sólo con su cara.

Habría que ganarse la ciudadanía con el ejemplo. Si en los medios de comunicación la izquierda (IU, pero esto vale para cualquier otra formación) no existe, habrá que hacerse ver en las calles, en los barrios.

Hugo Abarca comentaba que habían abierto un bar en su agrupación. Me parece muy buena idea.

Ofrecer, como lo hacían (ahora ya quedan menos, y son más discretas) las casas okupas, un centro social al barrio, donde se puedan organizar cosas y donde se respire otro ambiente. Un lugar para el diálogo y la participación.

Creo que estaría mejor empleado el dinero que en pegar carteles.

Un saludo!

Maripuchi dijo...

Se cayó de puro maduro y sip, es el momento...

Aprendiz de Mucho dijo...

Solo nos falta el despertar aqui en Valencia, pero parece que lo tenemos más crudo.
¡Adelante Madrid!. Como dice el lema, ¡La suma de tod@s!

Blanca dijo...

En Valencia están tan a güevo como en Madrid. Espero que tengan valor para que caiga el yernísimo y con el toda esa prole.

Es el momento, sí. A ver si la izquierda deja de echarle la culpa a todo el mundo de su propio desastre y se pone las pilas de verdad porque si no es ahora... nuca será.

UN LUGAR DONDE RESISTIR dijo...

Tienes toda la razón quedarse en casa no sirve de nada, ya va siendo hora de que nos conciencemos de verdad, porque si tú no lo haces, otros ponen en tu boca palabras que nos has pronunciado.
Saludos

J. G Centeno dijo...

Pues yatá Avec vous monsieur, tout semble facile, trop facile, peut-être:
...Formez vos bataillons!
Marchons, marchons!...

Oui, d'accord, nous marcherons, mais pourtant, nous ne savons pas oú. Paradoxale, très paradoxale, j'aimerais mieux marcher sûr Le Palais de la Moncloa mais sont plus ceux qui veulent, seulement, jetter madame Aguirre. C'est drôle pour moi.

Jordi Gomara (itaca2000) dijo...

Uf! qué fuerte te veo ahí. Si cierto que mi sindicato es también lo que yo he dejado que sea, pero los otros sindicatos no. Yo puedo hacer algo pero no siempre me dejan hacerlo. Ahí puede haber una trampa. Yo no soy culpable de los millones de niños que mueren de hambre pero nuestra pasividad nos hace cómplices. Al poder les interesa a veces que nosotros salgamos como culpables pero no somos nosotros culpables, ni en parte, el culpable es el poder. Pero nosotros somos cómplices del poder porque no hacemos nada por cambiarlo o por anularlo. Nuestro silencio y nuestra pasividad nos hace cómplices. Pero los culpables son ellos, ellos tienen el poder y lo aplican implacablemente, pero sí, nosotros callamos. No debemos callar, debemos gritar y actuar.

Vale, de acuerdo, y tú tienes un sombrero más grande que el mío.

ELOHIM dijo...

Extractos de “Los diez mandamientos del siglo XXI”, ponencia de Carlos Fernanderz Liria pronunciada el 25 de julio de 2006 en uno de los Cursos de Verano de El Escorial. En varias páginas web está publicada.
”…el tráfico ilegal de coltan es una de las razones de una guerra que, desde 1997, ha matado a un millón de personas”. En las minas de coltan en la República Democrática del Congo trabajan niños esclavos. El caso es que este mineral es vital para el desarrollo de la telefonía móvil.
Dejar de llamar por el móvil no vale absolutamente de nada.
Retirar el dinero de una cuenta de Caja Madrid si sospechas que esa entidad invierte dinero en la producción de armamento no sirve de nada si luego es para meterlo en el Banco de Santander, es decir, para confiar en el humanitarismo de un sujeto como Emilio Botín. Y tampoco es buena idea esconder tu birria de sueldo debajo de una baldosa.
En un mundo en el que las estructuras son mucho más inmorales de lo que jamás pueden llegar a serlo las personas, la cuestión crucial no es saber en qué medida somos piezas de ese engranaje estructural o en qué medida podemos dejar de participar en él.
La verdadera cuestión moral es qué responsabilidad tenemos en que determinadas estructuras perduren y qué estaría en nuestra mano hacer para sustituirlas por otras. Es obvio que eso pasa por la acción política organizada y no por el voluntarismo moral que intenta inútilmente apartarse de la maquinaria del sistema.
Elegir ser bueno en un mundo en el que no se necesita pecar para vivir de la injusticia que se comete sobre los demás, es, sencillamente hacerte cómplice, no de un crimen, sino, como decía Anders, de “todo un sistema de crímenes”.


Acción política organizada…organizada para luchar contra las organizaciones que viven y con-viven con el actual sistema capitalista, sean éstas partidos políticos o sindicatos.

ceronegativo dijo...

a por ellos, que ya es hora.

Julián dijo...

Pues sí, hay que luchar en Madrid y en todas partes. Y estoy totalmente de acuerdo contigo, porque me repatean especialmente tanto la izquierda pasota como la purista de secta.
Además, este mes me toca reafiliarme o mejor dicho pasarme a mi nueva federación.
Eso sí, en las apas o ampas (mira que suena mal, será igualitario, pero...) aún no me esperéis.

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo