lunes, 31 de marzo de 2008

Impresiones rápidas tras la batalla.

Me ha sentado bien. Mucha de la gente que me conoce afirma que me implico demasiado en los asuntos de la política. Que me llegan a afectar en lo personal. Especialmente tras el electroshock que sufrimos del 11 al 14 de marzo de hace ahora cuatro años, la política no era para mi un debate teórico, ni mero asunto de parlamentarismo burgués, sino que cada conspiración lanzada a la arena por un Zaplana o un Del Burgo era un insulto a lo más profundo, a lo más sagrado.

Me ha sentado bien el resultado electoral, a pesar del desastre de los resultados de las listas que yo apoyaba. Pero los que no somos del Real Madrid somos así: Sabemos aceptar las derrotas con deportividad. Y estoy mucho más tranquilo.

Me ha sentado bien, pero sin muchas esperanzas. El debate político en España es el resultado de un nacimiento no resuelto.

No sé si fue en la lucha entre afrancesados y monárquicos, en 1808. O entre liberales y conservadores en todo el siglo XIX. O entre republicanos y socialistas y reaccionarios, hasta 1931. O antes, entre carlistas cristeros y liberales de derechas. En algún momento del nacimiento de este país, algo salió mal.

Arrastramos una fractura que es tanto de clase como de modelo de sociedad.

Una fractura entre los que creemos que se debe acudir en ayuda del enfermo terminal que sufre, y los que más lo valoran cuanto más sufra.

Mis hijos han nacido en Madrid. Vivirán en una sociedad multirracial, multicultural y multirreligiosa. Les puedo enseñar que los inmigrantes son pésimos camareros, que sólo vienen a hacerse mamografías, o que son trabajadores como tú y como yo, con derecho a buscarse un futuro.

Entre los que odiamos el aborto, pero jamás enviaríamos a la cárcel ni a quienes se ven obligadas a abortar, ni a los médicos que las atienden, y quienes prefieren un feto a un vida.

No me molesta una familia homosexual, aunque yo no lo sea, como no me molesta una escuela en catalán, aunque yo no hable. Podría poner mil ejemplos en esta línea.

Es una fractura en el estilo de vida. Y entre la tolerancia y la imposición. Yo no quiero prohibir la clase de religión. Ellos la quieren obligatoria. No quiero imponer a nadie el matrimonio homosexual. Ellos quieren prohibirlo. Yo no obligo a abortar. Ellos te encarcelan por ello.

Y por esto no tengo muchas esperanzas. Porque, aunque Rajoy limpie la cúpula del PP de gentuza tipo Acebes, los que le sustituyan serán del mismo pelaje. Porque tienen un abundante apoyo social.

martes, 25 de marzo de 2008

Ahora nos acordamos de Santa Bárbara.

Pero ahora no vale. Cuando designaron a Pekín como sede olímpica, ¿no había violaciones de derechos humanos?

Las almas puras se escandalizan de la represión en el Tíbet, pero esa represión se lleva produciendo desde 1958. Y este no es de los peores momentos, puesto que China ha sometido al Tíbet a un régimen de exterminio cultural, y de desequilibrio demográfico que ha durado décadas. El fomento de la emigración de chinos pertenecientes a la etnia Han, la mayoritaria en todo el país, ha conseguido que el problema del Tíbet no tenga solución posible, puesto que ya los tibetanos son una minoría en su propia tierra.

Pero no hay que irse a las alturas del Himalaya. En toda la emergente China, la represión política y religiosa, la censura, la explotación laboral, el desarraigo y desplazamiento obligatorio de campesinos, la aplicación masiva de la pena de muerte, la discriminación sexual…es la norma. Es la forma de expresión del régimen político. Al igual que el descontrol ecológico, o el haber llevado al capitalismo a las más altas cimas de degradación humana.

Ahora nos acordamos de Santa Bárbara, porque truena, y pedimos boicot a los Juegos Olímpicos. ¿Nadie se acordó de todo esto cuando la designación de sede?

¿O acaso los intereses económicos con la todopoderosa China ponía vendas en las ahora escandalizadas conciencias?

Y menos alabanzas al Dalai Lama, que cuando gobernaban los monjes el Tíbet era una teocracia feudal, que mantenía al pueblo en una situación de ignorancia, miseria y sumisión más próxima a la esclavitud que al paraíso budista - pacifista que ahora nos quiere vender.

lunes, 24 de marzo de 2008

viernes, 21 de marzo de 2008

Le Terrible Sarkozy

El Presidente francés apovecha la botadura de un submarino nuclear para proponer el desarme. No es contradictorio, es cínico.



Visto el submarino, Carla no cabe en sí de gozo.

jueves, 13 de marzo de 2008

Tranquilo, que son ocho meses.

Conocía a Elvira Rodríguez como Consejera de Transportes de la Comunidad de Madrid. Tras las elecciones autonómicas, una vez confirmado el triunfo del PP, Esperanza Aguirre la citó a su casa, y estuvo un buen rato reunido con ella.


A la salida, Elvira llamó a su marido:


"Me va a nombrar Presidenta de la Asamblea de Madrid. A mí no me apetece. Preferiría seguir en Transportes, que es una Consejería con mucho poder inversor.


Pero me ha tranquilizado, porque dice que es sólo para ocho meses. En marzo, cuando el PP gane las elecciones, me ha prometido que seré otra vez ministra. Así que, me quedo a gusto".



¿Y ahora qué? Sigue a gusto, hermosa.

Keynes y las obras públicas.

Todas las mañanas, del metro de Plaza de Castilla, a las siete de la mañana sale un auténtico torrente de trabajadores. Muchos de aspecto inmigrante, corren a los autobuses que les llevarán a las obras de edificación en la zona norte de Madrid. Es un río de personas, con su mochila con la fiambrera, y una muda. O los zapatos de seguridad.

El parón en la venta de viviendas traerá consigo un parón en la edificación. Nadie construye casas para no venderlas. No me preocupa el impacto en el bolsillo del especulador. Los que hayan comprado viviendas en la esperanza de venderlas doblando el precio no me dan ninguna pena. Que se las coman con patatas.

Los que compramos una casa para vivir dentro, no deberíamos creernos los espejismos de las subidas de precio. Ayer, valoraban nuestra casa en montones de millones. Y yo dormía cómodo y caliente dentro. Hoy valoran mi casa en mucho menos. Pero yo sigo durmiendo tranquilo.

El problema de la congelación de la edificación, es la posible aceleración del paro. ¿Qué hacemos con los trabajadores que salen a la Plaza de Castilla? Y eso sí es un problema serio.

En nuestra ayuda debería venir Keynes. El gobierno entrante debe inyectar el superavit del que alardea, e incluso algo más, en edificación de vivienda protegida y la obra pública. Lo que se ahorra en los años buenos, se debe utilizar en dinamizar la economía en los años de vacas flacas. Obras públicas a punta de pala. Y vivienda protegida para los jóvenes, que yo no estoy ya para mudanzas.

Y que Marx me lo sepa perdonar.

Adioz

Se va Zaplana. Será que ya se ha forrado.


Pero me interesa otro "Adioz": Sánchez Dragó se va de España, a causa de la victoria de Zapatero. Esta noche hará el último informativo. Vaya informativo imparcial, dirigido por un presentador que afirma que como gane un candidato las elecciones, se va del país.


No tengo costumbre de ver Telemadrid. Utilizo otras formas de introspección. Pero si me llego a enterar de su promesa de abandonar España, cambio mi voto, y lo lamento por Llamazares.

Todas las Primeras Damas cantan...

No lo puedo evitar, pero esta tía me pone.

"Como una manía de mozo viejo,

Tengo la costumbre

De amenizar mi soledad

Con los aires de esta canción.

Cuando pienso en Fernanda

Me empalmo, me empalmo

Cuando pienso en Felicie

Me empalmo también

Cuando pienso en Leonor

Dios mío, me empalmo aún

Pero cuando pienso en Lulu

Ya, ya no me empalmo."

miércoles, 12 de marzo de 2008

El último excombatiente

Hoy ha muerto en París, a los 110 años, Lazare Ponticelli, último excombatiente de la Primera Guerra Mundial.


Cuanto más viejo me hago, más me gustan los viejos. Y más me impresionan sus recuerdos y su testimonio. Detrás nuestro viene La Camarde, con su guadaña. Y viene muy deprisa. Por eso, creo que es hora de poner en valor la Ley de Memoria Histórica, para que nuestros viejos no se mueran sin ser reconocidos. El nuevo gobierno debe imponer la ejecución de la Ley. Antes de un año, no debe quedar una sola calle dedicada al fascismo, como en Alemania no hay calles dedicadas a Hitler o a sus ministros.


Pero deprisa, deprisa.

Lazare Ponticelli (Foto AFP)

martes, 11 de marzo de 2008

lunes, 10 de marzo de 2008

Aliviado y dolorido.

El domingo 9 de marzo, paramos a la derecha extrema.

Los votantes del PSOE, votando a sus listas. Los de IU votando a las nuestras. Y muchos votantes de IU, votando al PSOE. Por eso estoy sinceramente satisfecho. Entre todos, paramos a la derecha extrema.

Ahora, saquemos conclusiones.

1.- El aumento del bipartidismo, y la desaparición del Congreso de partidos como Chunta Aragonesista, o Eusko Alkartasuna, independientemente de la mayor o menor sintonía con mis ideas, me parece negativo. Con más motivo, lamento la jibarización de Izquierda Unida o ERC. Porque empobrece el panorama político. Porque España es distinta, es muy plural, y es lamentable que la estrategia electoral nos obligue a que la representación política sea únicamente bipolar.

2.- Se acusa al PP de ser el Partido Nacionalista Español. Creo que, más que eso, es el Partido Nacionalista Castellano.

Al PP no le gusta España. Porque es un país muy plural y muy diverso. La ocurrencia del “Contrato de Integración” es un buen ejemplo que demuestra lo poco que les gusta la variedad que hoy habita nuestro país. La insistencia en crear un problema lingüístico en Cataluña demuestra que no les gusta la pluralidad de idiomas que se hablan en España. La insistencia en crear un problema con los homosexuales demuestra que no les gusta la pluralidad sexual. El enconamiento religioso, o con Educación para la Ciudadanía, demuestra que no les gusta la pluralidad ideológica y religiosa. No les gusta España, porque es demasiado variada para su gusto uniformador. El porqué les vota gente valenciana, con otra lengua además del castellano, es algo que se me escapa. Ignoro la situación valenciana, por lo que prefiero no opinar sobre esto.

3.- A la hora de la derrota, no vale apelar a la injusticia de la Ley Electoral. Que es injusta, sí. Pero si al final de la partida de ajedrez, has perdido, no vale protestar porque no dejan al alfil saltar como un caballo.

4.- Las organizaciones políticas son instrumentos a nuestro servicio. No admito el “patriotismo de partido”. Si llegamos a la conclusión de que una organización ya no funciona, pues tendremos que cambiarla para que funcione. O tirarla y construir otra.

5.- Las peleas internas no han sido la principal causa del hundimiento de IU. Pero han ayudado un huevo. De hecho, Isaura Navarro, hasta ayer diputada por Valencia, encabezaba en esta ocasión una lista alternativa a Izquierda Unida, a pesar de ser la representante del sector oficial. La lista oficial de IU en Valencia, estaba encabezada por los representantes del “ala crítica”. Pues el diputado, ni para unos ni para otros. Para el PP.

6.- No hay que dar por liquidada a IU. No en el futuro, sino ahora, IU tiene un papel fundamental en la política local y autonómica. Y si el PSOE traiciona los intereses de la izquierda, puede volver a tenerlo en la nacional. Joder, cuanto más escribo, más se parece esto a una necrológica.

7.- Es normal, y correcto, que Gaspar Llamazares dimita. Pero no tengo una mala opinión de su trabajo, aunque los resultados no sean como para dar palmas con las orejas.

8.- Ahora toca, desde las estructuras locales de Izquierda Unida, recomponer la situación, y caminar. Porque hemos hecho lo que se esperaba de nosotros: Contribuir a las leyes sociales de esta legislatura pasada, empujar al PSOE a cumplir sus compromisos con la izquierda y enfrentarnos con decisión a la derecha más agresiva y regresiva que se recuerda, desde el franquismo.

Pues entonces hemos cumplido. Estamos aliviados, aunque doloridos. A seguir currando.

sábado, 8 de marzo de 2008

8 de Marzo, día de la Mujer Trabajadora

Tengo una nueva imagen de valor y dignidad de una mujer, en un 8 de marzo.

8 de Marzo, día de la Mujer Trabajadora

Cuando los Estados Unidos entraron en la Guerra Mundial, movilizaron a millones de hombres jóvenes para sus fuerzas armadas. Simultaneamente, necesitaron reforzar su producción industrial de guerra. Y para ello, llenaron las fábricas de armamento de mujeres, que se acostumbraron a llevar una vida laboral activa. Y a cobrar su propio sueldo, sin depender de un marido que estaba en Europa, o el Pacífico.


Cuando llegó la paz, y volvieron los soldados a sus puestos en las fábricas, se pretendió que las mujeres trabajadoras volvieran a la cocina.


Y dijeron que no.


Porque quien ha conocido la libertad, no puede ya renunciar a ella.

viernes, 7 de marzo de 2008


Horrorizado, desmoralizado, desilusionado....

Como quien va a misa.

El domingo me voy a levantar tarde. Tarde para quien diariamente se levanta a las seis. Sobre las once, saldremos toda la familia a la calle. E iremos juntos al colegio electoral. Puede parecer inútil llevar a dos niños pequeños a votar, porque es difícil explicarles qué estamos haciendo, y porqué tiene importancia. Pero es todo menos inútil.


Me parece básico en la educación de mis hijos que sean ciudadanos conscientes de la democracia. Para los puristas, no creo que la democracia sea solamente el voto, pero el voto es parte fundamental de la democracia. Y mucha gente ha hecho un esfuerzo enorme para conseguir ese derecho.


El domingo, mi mujer y yo iremos a votar con los niños de la mano. Como quien va a misa.

(Y después, gambitas a la plancha.)

miércoles, 5 de marzo de 2008

Lo dice Eduardo Madina.

Esto lo he leído en Molinos de Papel, el blog de Eduardo Madina. Y como todo lo escrito desde el corazón, habla de la verdad:

Murió gente porque ETA la mató señor Rajoy. Murió gente antes y después de los días del MLNV, murió mucha gente antes y después de acercar presos a las cárceles del País Vasco, antes y después de los días del "sabremos ser generosos", de las conversaciones con ETA con el señor Uriarte de mediador. Murió gente asesinada por unos fascistas independientemente de cualquier otra consideración, señor Rajoy. Y quienes no gobernaban estuvieron cerrando filas y del lado de quienes sí gobernaban. Sin criticar nunca nada, a veces enterrando amigos y a veces enterrando compañeros. En el silencio contenido del coraje, en el de los valientes, en el silencio que usted ha roto desde que está en la oposición.

Murió también mucha gente, aunque usted nunca la cite, asesinada por los fanáticos el 11 de marzo del año 2004. Y la responsabilidad de esos asesinatos es exclusiva de los asesinos.

Y la gente de este país, por todo lo que ha vivido y todo lo que ha muerto, no se merece las monstruosidades que está diciendo usted desde hace 4 años.

Embutido y piragüismo


martes, 4 de marzo de 2008

Lo bueno de las campañas

Ya he comentado que me siento un poco cansado de esta campaña electoral. Sin embargo, hoy me he levantado de mejor humor, empeñado en encontrar el lado bueno de estos periodos. Y lo he encontrado:




El ministro de Sanidad, Bernat Soria, anuncia que creará un registro de médicos objetores a practicar abortos en la sanidad pública, porque más de uno no sufre esas terribles objecciones morales en la sanidad privada, cuando en el quirófano hay una caja registradora.


Esa doble moral es impropia de quien se dice profesional, y descalifica como persona a quien la practica. Es solo cinismo e hipocresía.


Presionado por la campaña electoral, el ministro emprende una medida sencilla de sentido común, que los grupos feministas venían reclamando hace años.


Pues un diez al ministro y otro diez a la campaña. Y un doce a las luchadoras feministas.


(El ocho de marzo no se podrán celebrar las manifestaciones feministas, por ser día de reflexión. El ocho de marzo, yo voy a reflexionar. Voy a reflexionar sobre la lucha histórica del movimiento feminista. Y el domingo, votaré influido por mi reflexión. Reflexiona tú también).

lunes, 3 de marzo de 2008

Tiempo de espera

No escribo nada desde hace más de una semana, y quiero contar porqué. Siempre pretendí que mi blog hablara de política, y de actualidad, y de opinión. Pero la campaña electoral ha hecho que sintiera la necesidad de convertir mi página en un cartel, en una valla. La valla más pequeña de la más pequeña calle. Pero un espacio de apoyo a la opción que defiendo. No necesito más campaña electoral. Incluso creo que me intoxica, que me hace daño. Ojalá hubieramos votado ayer, y ya estuviéramos en otra etapa.


No soy el único. Los habituales que me visitan y a los que visito están todos en campaña. Pronto volveremos a hablarnos de otra forma. Más directa, seguro.


Hasta entonces, me cuesta escribir, cuando hay gente que lo hace mejor que yo:


Almudena Grandes. El País. 03/03/08.


"Sí, ya sé que mola más el escepticismo. Sé que el distanciamiento irónico es más acorde con mi edad, que la disciplina un pelín cínica de la crítica ácida va mejor con mi profesión, y hasta que la languidez del desencanto, tan femenina, me favorecería más en los planos cortos. Lo sé, pero el domingo yo voy a ir a votar. Por encima de mi escepticismo, más allá de mi evidente afición a la ironía, con mi conciencia crítica a cuestas y a despecho de la fotogenia, voy a ir a votar. Con mis propias decepciones y con mis ilusiones maltrechas, con mis principios más firmes y con mis hijos mayores, voy a votar.

Votaré a favor de mucha gente que no lo hará. Porque no tiene derecho a hacerlo o porque se le ha olvidado que lo tiene. Votaré para que los niños de 12 años no sean tratados como delincuentes, para que los inmigrantes que sostienen nuestra riqueza sin participar de ella no sean tratados como delincuentes, para que los excluidos sociales y las mujeres que abortan no sean tratados como delincuentes. Votaré en contra de mucha gente que votará. Votaré contra los privatizadores de servicios públicos, contra la humillación de los reclinatorios, contra las juntas de escolarización que favorecen a los colegios concertados, contra los explotadores de inmigrantes. Votaré, en definitiva, contra la gente de orden, ese orden detestable, delincuente, que se afirma en la insolidaridad, en la indiferencia ante el sufrimiento ajeno y en la perpetuación de los privilegios de unos pocos. Votaré a la izquierda, con la izquierda, por la izquierda, pensando en mis convicciones laicas, progresistas y republicanas, no en mis impuestos. Todavía hay unas pocas cosas que no pueden comprarse con dinero.


Y bien, a pesar de todo, sé que mola más el escepticismo. Pero yo miro a mi alrededor y, sinceramente, creo que no me lo puedo permitir. ¿Tú sí?"

Pero no acompañó a Eduardo

Pero no acompañó a Eduardo